Saltar al contenido

Donde dice en la Biblia que los jóvenes verán visiones

Y en los últimos días, afirma Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y nuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Nuestros jóvenes van a ver visiones, y nuestros jubilados soñarán sueños; Y precisamente derramaré mi Espíritu sobre mis siervos y sobre mis siervas en esos días, y profetizarán.

¿DICES QUE EL BAUTISMO DE LOS NIÑOS NO ESTÁ EN LA BIBLIA?

VEO QUE NO CONOCES LA BIBLIA Por Saulo de Tarso

¿Qué es lo que significa la efusión del Espíritu Beato?

La efusión del Espíritu Santurrón tiene relación a la acción de Dios de mandar Su Espíritu a los humanos para cumplir Su propósito en el planeta. En la Biblia observamos que esto pasa sobrenaturalmente en varias oportunidades, como en el día de Pentecostés, en el momento en que el Espíritu Santurrón descendió sobre los apóstoles y los llenó de su poder y de su presencia. Esto les dejó charlar en lenguajes extranjeros y testificar valerosamente del evangelio a todos y cada uno de los que les encantaría percibir. Desde ese momento, la efusión del Espíritu Santurrón es una promesa de Dios para todos y cada uno de los que creen en Jesús. Él es el Espíritu de Dios que mora en nosotros y nos capacita para vivir como hijos de Dios. Él nos guía, nos enseña y nos asiste a mantenerse leales a Dios.

La efusión del Espíritu Santurrón es escencial para la vida cristiana. Sin el poder y la presencia del Espíritu Santurrón, no tenemos la posibilidad de llevar a cabo nada para agradar a Dios. Somos enclenques y pecadores por naturaleza y requerimos Tu asistencia para hacer Tu intención. En el momento en que dejamos que el Espíritu Beato llene nuestras vidas, Él nos ofrece la fuerza para vencer el pecado y vivir de una forma que gusta a Dios. Asimismo nos empodera para comunicar el evangelio con otros y testificar ciertamente de Jesús. sin el derramamiento del Espíritu Beato, la iglesia no existiría y el planeta no conocería el cariño de Dios.

Jóvenes con visión

Debo añadir algo esencial. En este nuevo contexto estrenado por la venida de Cristo, la profecía no es desganada ni impersonal. Sí, todos van a ser profetas, pero no todos del mismo modo. Hay espacio para una enorme distinción según el papel de cada individuo, tal como la edad. A los jubilados se reserva el carisma de tener sueños, a los jóvenes de tener visiones.

¡Joven con visión! Pero, ¿qué es lo que significa, en un caso así, tener una visión? Significa vivir con un propósito, no cualquier propósito que concluya en muerte. Un propósito por el que merece la pena vivir y fallecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *