Saltar al contenido

Cómo se le llama al don de leer la mente

La telepatía, o transmisión del pensamiento, es la aptitud hipotética de estar comunicado con la cabeza, esto es, sin la utilización de otros sentidos o instrumentos.

Estudiosos de la Facultad de Cambridge hicieron una investigación cuyos desenlaces proponen que nuestro ADN verdaderamente influye en nuestra aptitud de “leer” lo que un individuo piensa o siente con solo mirarla a los ojos.

Exactamente el mismo equipo había participado antes, hace veinte años, en una investigación afín fundamentada en la app de un test de empatía cognitiva llamado Test de Lectura de la Cabeza en los Ojos. Mediante los ojos). La prueba de esta prueba señaló, según los especialistas, que la gente tienen la posibilidad de interpretar velozmente los pensamientos y conmuevas de otra persona sencillamente mirándola a los ojos. Asimismo se demostró que ciertos de nosotros somos mejores en esta labor que otros, y que las mujeres son, en promedio, considerablemente más hábiles que los hombres.

En el momento en que observamos a una madre viendo a su bebé, no nos cuesta imaginar lo que está pensando. Tampoco, en condiciones normales, nos va a ser bien difícil estar prácticamente seguros de lo que va a pensar un hombre al que se le apunta con un arma. Generalmente, los humanos mayores por lo general son razonablemente eficientes para entender otras psiques.

La inclinación natural a “leer la cabeza del resto” nos asiste a entender el accionar del resto, a anticiparnos a él ahora coordinarlo de forma congruente con nuestro accionar. Nos asiste a ordenar el planeta ahora vivir en él, pero esta aptitud no la poseemos al límite desde el momento en que nacemos: la evolución de la entendimiento del niño sobre la cabeza del resto está relacionada con el avance infantil. avance neuronal, y paralelamente con la socialización.

En 1978, estudiosos vanguardistas como Premack y Wuoodruf procuraron probar que los chimpancés podían entender la cabeza humana. En la experiencia de estos estudiosos con un chimpancé en su laboratorio (esto es, en contacto frecuente con humanos), le enseñaron un vídeo en el que se veía a uno de sus manipuladores, encerrado en una jaula, tratando coger un plátano que, en un caso, colgaba sobre el techo de la jaula, y en otro se encontraba en el suelo, pero siempre y en todo momento fuera del alcance de la persona enjaulada. La persona disponía de instrumentos para lograr su propósito: un taburete para subirse, un bastón que podía manejar por medio de los barrotes, etcétera. En el instante en que el humano comenzaba la acción instrumental directa que podía llevarlo a su propósito, los experimentadores fijaban la imagen y daban a conocer al chimpancé 2 fotografías, una de ellas con la solución adecuada (que, en la situacion de los plátanos fuera de la jaula, mostraba la imagen del humano sosteniendo un palo largo y tirando de él entre los barrotes para entrar a la fruta). Sarah la chimpancé sacó 21 de 24.

De qué forma estudiar a empatizar con la gente que nos cubren

  • Procura transcribir el lenguaje corporal; los movimientos, la posición, la situación de manos y piernas y, más que nada, la mirada, dicen bastante de esa persona.

Entonces, por servirnos de un ejemplo, si está interesada o conmovida, padecerá midriasis, o sea, sus pupilas se agrandarán. Si se muerde las uñas o está intranquiliza, probablemente esté inquieta o insegura; si cruza los brazos sobre el pecho, está tratando poner una barrera, esto es, está a la protectora. Solo para ofrecer un caso de muestra.

Comienza por conocerte a ti

Si no te conoces a ti, ¿de qué manera vas a saber de qué manera son el resto? Comprender lo que otros opínan o sienten no es un desarrollo unidireccional, sino más bien dinámico.

Para comenzar, precisas entender de qué forma te sientes en todo momento, tu estado interior. Esto se conoce como interocepción.

Las neuronas espéculo, nuestras claves diarias para leer la cabeza

Vittorio Gallese, neurocientífico de la Facultad de Parma, Italia, y entre los descubridores auténticos de las neuronas espéculo, explicó cuando todos somos leyentes naturales de la cabeza. Todos menos, según él, Spock, entre los personajes principales de Star Trek. En su caso, su contrariedad para entender el accionar humano reside exactamente en el aspecto sensible.

Los pobladores de Vulcano eligieron por reprimir sus conmuevas para accionar de manera mucho más lógica. Esto les privó de poder conseguir esa capacitad inusual del humano: la empatía. Nuestras capacidades empáticas, regidos por neuronas espéculo, nos hacen más fácil adentrarnos en la cabeza del resto y conectarnos con sus estados sentimentales.

8 comentarios en «Cómo se le llama al don de leer la mente»

    1. Eso no es leer la mente, es simplemente empatía y habilidad para leer las señales no verbales. No necesitas un don especial, solo un poco de práctica y atención. ¡Inténtalo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *