Saltar al contenido

Qué pasa si te pones sal en el ombligo

Los autores concluyeron que la utilización de la sal común en el régimen del granuloma umbilical es bien simple, productivo, efectivo y seguro. Además de esto, es simple de dirigir y los progenitores tienen la posibilidad de llevarlo a cabo en el hogar.

Como ahora mencionamos en ámbas entregas precedentes, en el Tao de la Curación se conectan los órganos vitales de todo el cuerpo a través de la capacitación de la órbita microcósmica o pequeño período celeste – unión del canal servible (yin/ frío/femenino) y el canal regente (yang/ardiente/masculino) – incrementando de este modo el fluído de energía y vitalidad en la persona (cimacnoticias.com, servicio semanal, 20-27 de marzo de 2007).

Es en el ombligo donde empieza y acaba la órbita microcósmica. Considerado por los viejos taoístas como la tierra o raíz del cuerpo, es el primer centro energético que actúa como generador de electricidad nutriendo todos y cada uno de los puntos de curación del cuerpo y es el sitio donde se produce la respiración (Mantak Chia, Lúcida la energía de curación por medio de la Tao, 1991).

¿De qué forma y por qué razón cubrirse el ombligo para protegerse de las energías negativas?

Según la doctrina hindú, disponemos 7 chakras, o centros de energía, situados durante la columna que conectan el cuerpo físico y el espíritu. Es primordial tenerlos libres y equilibrados, pero asimismo denegar los chakras en el momento en que sea preciso para eludir el ingreso a vibraciones perjudiciales.

El chakra del plexo del sol, situado cerca del ombligo, actúa la seguridad y el poder personal, es el responsable de capturar las energías del ambiente. Es mediante este tercer chakra que se hace más fuerte el cariño propio, con lo que desde la antigüedad se recomienda contemplar el ombligo contra las energías negativas.

Playa y piscina.

En verano si deseamos proceder a la playa los diez primeros días es muy aconsejable taparla con una gasa a fin de que no entre en contacto con la arena, pero el agua de mar tiende a ser buena para la cicatrización, si bien antes de ingresar al mar sería esencial lavarlo con solución salina a fin de que los microbios del mar no infecten nuestro piercing.

Para la piscina, el desarrollo es afín, tras una semana aproximadamente, puedes ingresar a la piscina, pero entonces lavarla con solución salina a fin de que los microbios de la piscina no infecten nuestro piercing.

Régimen del granuloma umbilical

Hay múltiples maneras de tratarlo. El plantel sanitario nos va a dar las sugerencias mucho más correctas para cada caso específico.

“El granuloma umbilical se cura con sal”. Comúnmente, la app de sal común de mesa se ha usado para sanar el granuloma umbilical. El procedimiento es simple: se aplica algo de sal común en el lecho umbilical y se cubre con una gasa. Tras diez-30 minutos, la sal se quita con una gasa humectada con agua no muy caliente. Esta operación debe efectuarse un par de veces cada día a lo largo de tres días. Lo habitual es que en 2 o tres días reduzca de tamaño, cambie de color y desaparezca.

¿Qué sucede si la evolución no es conveniente?

En general, tras el régimen con sal común la evolución es conveniente, de lo contrario hay que preguntar nuevamente al grupo de pediatría, que efectuará una exclusiva opinión del ombligo. En el caso de no resolución, se tienen que descartar otras probables nosologías umbilicales (hernia umbilical, onfalitis, anomalía innata del uraco, etcétera…).

10 comentarios en «Qué pasa si te pones sal en el ombligo»

    1. Vaya, cada quien cree lo que quiere. Si para alguien poner sal en el ombligo es una forma de protegerse de energías negativas, ¿qué tiene de malo? Al final, lo importante es que cada uno encuentre su propio equilibrio. ¡Saludos!

    1. ¡Vaya, eso suena bastante extraño! No estoy seguro de si poner sal en el ombligo realmente tiene algún beneficio. Pero si alguien lo ha intentado, me encantaría escuchar su experiencia. Aunque personalmente, creo que hay formas más efectivas de cuidar nuestro cuerpo.

    1. Yo respeto tu opinión, pero no podemos descartar todas las supersticiones sin investigar. A veces la ciencia no tiene todas las respuestas. ¿Quién sabe? Tal vez poner sal en el ombligo tenga algún efecto que aún no se haya descubierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *