Saltar al contenido

Cuándo se debe prender las velas a los muertos

Si pones tu altar el 28 de octubre, ese día tienes que prender la primera candela en tu altar de fallecidos. Esta candela es para la gente que perdieron la vida de manera beligerante. Un día siguiente, el 29 de octubre, se prende otra candela por los ahogados y por todas y cada una de las ánimas benditas del purgatorio.

No es al azar que un año tras otro estas datas nos recuerden que polvo somos y polvo nos convertiremos. Desde los tiempos de la raza humana y en todos y cada uno de los rincones de todo el mundo se prueba que esta temporada del año, siendo la transición a un periodo de noches mucho más largas y frías, es el símbolo más especial del ocaso de la vida.

En este sentido, y como consuelo, se procuraba interpretar la desaparición de forma mucho más amable por medio de prácticas de homenaje a los fallecidos, tal como la práctica de festejar un día de culto a exactamente los mismos, hechos que acostumbran a encajar a lo largo de la último rosario del año, con independencia del tiempo y espacio donde se efectúen.

¿Es malo prender una candela por los fallecidos en el hogar?

No, no es así, si bien no se cree en la presencia de otra vida y se considera una superstición socia al culto a la desaparición.

En México, las flores de cempasúchil son muy usadas, singularmente en el día de los fallecidos, son muy aromatizadas y, en una celebración tan colorida y con el término que tienen de la desaparición, se usa para sobresalir y el alma del difunto sale feliz.

¿Qué es un altar de fallecidos?

Tenemos la posibilidad de decir que una ofrenda es un ritual donde los vivos distribuyen con sus fallecidos.

El Día de Fallecidos se apoya en la creencia de que las ánimas de los fallecidos vuelven y nos reencontramos por medio de la ofrenda.

¿Qué es lo que significa prender candelas por los finados?

Los cirios juegan un papel fundamental en la Iglesia Católica y sus orígenes se remontan a varios siglos atrás. En el Viejo Testamento, la luz era un símbolo de fe.

En los primeros días del cristianismo, en las tumbas de los santurrones fallecidos se encendían candelas o lámparas de aceite como simbolismo de la luz que representaba a Jesucristo.

El cirio pascual

Se prende a lo largo de la Vigilia Pascual, la Santa Misa conmemorada el Sábado Beato, tras la puesta del sol y antes del amanecer del Domingo de Resurrección, para festejar la resurrección de Jesús. Entonces se deja en el altar a lo largo de en todo momento pascual y se extingue en Pentecostés.

Se prende como signo de la luz resucitada de Cristo, que vuelve de entre los fallecidos para alumbrar el sendero de sus hijos y ofrecerse por su salvación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *