Saltar al contenido

Cuándo se hace el amor se unen las almas

La privacidad se crea en el momento en que 2 ánimas consiguen tocarse, en el momento en que el cuerpo se cruza y conecta con lo mucho más profundo de la otra persona. Desde ese instante, las caricias van a dejar de estar dirigidas al cuerpo del otro y se van a centrar en puntos de su personalidad.

Los humanos poseemos un deseo natural de fusionarnos con otra persona en la privacidad, lo que no tiende a ser simple de conseguir. No me refiero precisamente a la unión, sino más bien a la fusión. El matrimonio, desde la visión que deseo utilizar, es la unión de 2 personas que se sienten atraídas, que sienten amor y que desean comunicar lo que saben sobre sí mismas con la otra persona. La fusión, por otra parte, es la comunión íntima y profunda entre ánimas donde las dos partes están totalmente desvistes desde adentro y, debido al estado de sus ánimas, tienen la posibilidad de ingresar naturalmente en el espacio del otro. Es una experiencia de total puerta de inseguridad y entre las vivencias mucho más capaces que tenemos la posibilidad de presenciar. En el momento en que hablo de la condición de las ánimas, quiero decir que la historia evolutiva de cada una y con relación a la otra. En otras expresiones, la fusión del alma tiende a suceder entre ánimas gemelas, ánimas gemelas o lo que yo llamo una misma alma. La unión con otro puede ocurrir frecuentemente en la vida de un individuo. Si se genera la fusión con otro, si bien sea una vez, tenemos la posibilidad de sentirnos muy agradecidos. La fusión tiene rincón, primeramente, mediante la conexión de las ánimas. La unión, en esta visión y para llevar a cabo la diferencia percibida, se da, más que nada, como producto de la interacción de nuestras personalidades.

El deseo de sentir al otro no es gratis, debe venir de alguna parte, especialmente si es un denominador común en nuestra clase. Comentando del tema con Maria Glória, me ha dicho lo siguiente: Yo pienso que la fusión asimismo puede darse con la naturaleza, con todo. Hay instantes mágicos en la vida en el momento en que de súbito pasa esto. Pienso que, en el fondo, una necesidad de VOLVER A LA FUENTE (o como desees llamarlo) para admitir en un nivel profundo que todos somos verdaderamente uno y sentir que esta conexión es tan vigorosa que nos moderniza completamente, nos cura. . O sea muy exacto y apreciado. Pienso que si tenemos la posibilidad de fusionarnos de este modo con otro ser, es el principio de abrirnos a sentir que, en el final, todos somos uno. De alguna forma entendemos que este término es verdad, pero que no es moco de pavo presenciar o vivir en este nivel de conciencia. Pienso que la razón por la cual deseamos eso con otro humano es por el hecho de que el nivel de amor que se puede saber y producir es increíble y cuando lo sientes puedes observar el planeta a través del amor. Para comenzar, me agradaría centrarme particularmente en el tema de la privacidad profunda con otro humano.

El sexo espiritual ha de estar guiado por una energía sexual, aproximando a la gente, consiguiendo una privacidad total, nutriendo la conexión entre sus ánimas y cuerpos.

¿De qué forma se siente tener una llama gemela?

Esta conexión es intensísima, como llegar a casa, un sentimiento de cooperación y de sentirse terminado pero al unísono realmente fuerte individualmente. Algo tal como magia, sincronización y acontecimientos incomprensibles que sobrepasan todo comprensión humano.

¿De qué forma tiene por nombre el sexo espiritual?

En la Biblia, el término «sexo» se emplea en una pluralidad de contextos, introduciendo el comportamiento sexual físico, la relación íntima entre hombres y mujeres, y el sexo como un símbolo de la relación entre Dios y el hombre. En lo que se refiere al sexo espiritual, este último es el mucho más mencionado en la Biblia.

El sexo espiritual es una metáfora usada por los cristianos para detallar la relación íntima que tienen con Dios. Esta metáfora una parte de la iniciativa de que, tal como una relación íntima física es un acto íntimo de amor entre 2 personas, la relación con Dios es un acto íntimo de amor entre Dios y la persona.

AMOR MAGNÉTICO O FUERZA DE ATRACCIÓN.

En el momento en que 2 humanos se gustan mutuamente, se conectan con esta fuerza imantada del amor y de ahí que es tan esencial la polaridad en la relación de pareja. Este amor, este eros escencial supone estimar perderse y al tiempo hallarse en el cosmos mediante la presencia del otro. Jean Paul Sartre afirmaba que “el otro es el infierno” pero aquí el otro se convierte en un ser divino pues es el vehículo impulsado por eros que nos lleva a la independencia absoluta del ser. Es el eterno retorno de Nietzsche que nos transporta al origen, al origen de todo. Donde todo es paz, felicidad y alegría que tiene límites. En el momento en que una pareja humana se junta, son 2 microcosmos que se fusionan para lograr el éxtasis, y ese éxtasis es la naturaleza última de la verdad. El deseo es la fuerza impulsora. Spinoza mencionó que había tres géneros de deseos escenciales que él llamó «dolencias», pero que podrían traducirse como conmuevas: Uno era el deseo que nos transporta a perseverar en la naturaleza de nuestro ser. Es un impulso de vida, el “conatus”. La segunda emoción es la alegría. Si nos conectamos con el deseo positivo, nos van a llevar a ese estado de plenitud. Y la tercera es la tristeza, que es lo que nos inhibe, nos distancia de este deseo de unión. Para Spinoza, el cariño se funda en el deseo. Este deseo es el que usa en el sendero del Tantra para lograr la máxima capacidad del humano: el ser divino de Pitágoras, el superhombre y la supermujer de Nietzsche. El humano alto a su máximo poder.

“Un factor fundamental a fin de que esta magia de atracción se genere en la pareja es la polaridad. Hay una ley universal que afirma que a mayor polaridad, mayor atracción. Cuanto mucho más masculino sea un hombre, mucho más atrayente va a ser para una mujer muy femenina. Si observamos el accionar de los imanes, observaremos que los polos idénticos se repelen y los polos opuestos experimentan una gran atracción recíproca. Una mujer muy yin va a ser muy interesante para un hombre muy yang”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *