Saltar al contenido

Qué significa el truco de la sal

El truco particular provoca que sea simple de hurtar y realmente difícil de advertir. Efecto: El mago toma un salero de la mesa y quita la tapa. Rápidamente, empieza a verter su contenido en su puño izquierdo, y después de ciertos pases mágicos, abre su mano para enseñar que la sal ha desaparecido completamente.

Evite la sal dura.

La sal es un ingrediente primordial en la mayor parte de las cocinas, le da gusto a nuestros platos preferidos, los saleros no tienen la posibilidad de faltar en la mesa. Lamentablemente, en ocasiones este ingrediente se endurece y ahora es imposible consumir, lo que transporta al desperdicio del producto. De ahí que es esencial eludir que esto ocurra. Por suerte hay algunos métodos que evitan que la sal se endurezca y que dure considerablemente más en el salero. Ahora, te afirmaré cuáles son.

Seca bien el salero

De forma frecuente se añade sal a los saleros que fueron lavados y no se han secado totalmente o están mojados por el tiempo. De ahí que, es esencial secar bien el suero con un paño por la parte interior. Y para garantizar que estén totalmente secas, resulta conveniente ponerlas en una región de la vivienda donde le dé el sol.

En muchas cocinas la sal se deja en botes libres, sin tapas, o en la bolsa donde viene. Para eludir que se mojen, es preferible ponerlos en botes bien cerrados y si el cierre es hermético, bastante superior. Asimismo puedes agitar el bote ocasionalmente, siempre y en todo momento cerrado, a fin de que no entre aire y eludir de esta forma los habituales grumos de sal mojada.

Suprime los pésimos fragancias de las camisetas

El previo no es el único truco de magia que puedes llevar a cabo mezclando sal marina y pomelo. Y sucede que el poder de combinar los dos modelos asimismo es con la capacidad de asistirnos en otras tareas de limpieza. Un caso de muestra son esas camisetas que por realmente bien lavadas que estén aún huelen a sudor en la región de las axilas. Actualmente hay múltiples modelos de limpieza desarrollados para este fin, pero ¿y si te mencionamos que podrás conseguir lo mismo con solo 2 elementos naturales? Es verdad que necesita mucho más trabajo desde nuestro lugar que el fácil ademán de añadir una cucharada de producto, pero el beneficio para el medioambiente bien merece el ahínco.

Si deseas evaluar este truco, llena un envase con agua no muy caliente. Entonces coge la remera en cuestión, aplica sal en la región de las axilas y frótala con medio pomelo a lo largo de unos minutos. ¿Ahora lo tienes? Bueno, en este momento deja la camisa en remojo a lo largo de precisamente una hora en agua no muy caliente con una toronja partida en 2 y un puñado de sal marina. Pasado este tiempo, puedes lavar la remera con el software de lavado frecuente. ¿Notas como ese desapacible fragancia a sudor ha desaparecido completamente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *