Saltar al contenido

Dónde se pone la cruz en la tumba

En México, una tradición muy arraigada en los entierros es la cruz de cal, que se pone en el sitio donde se retiene al difunto. Es más habitual que este ritual se haga en las ciudades, donde los fallecidos se sostienen en sus viviendas en vez de en las funerarias.

¿Qué es Tombstone?

Una lápida (del latín lapidem, piedra) es una piedra plana que acostumbra llevar una inscripción. El término se usa comunmente para designar la lápida: una piedra tallada (sílex, grano, mármol, etcétera.) que marca el sitio donde está una tumba.

¿De qué forma lleva por nombre la persona que hace las lápidas?

Oraciones conmemorativas para progenitores

  • Madre Muy santa: fuiste amor, tiernicidad y consuelo, vas a vivir por siempre y en todo momento en el corazón de tus hijos.
  • Padre/madre: tu partida fue inopinada y dolorosa, pero tu recuerdo continuará con nosotros.
  • El día de hoy deseo darte las gracias por todo cuanto me has dado y agradecer a Dios por haberme dado un padre/madre como tú.
  • Jamás vas a saber el valor de una madre, hasta el momento en que todo cuanto quede sea su memoria.
  • Mamá, eres un ángel de amor y amabilidad que jamás va a morir, tu recuerdo nos acompaña todos y cada uno de los días de nuestras vidas.
  • Madre/Padre, eres la mano que me mantiene y la luz que me alumbra, jamás dejes de guiarme.
  • Comprender que te has ido es bien difícil, pero sé que vas a estar con el Señor en el sendero de la vida eterna. No olvides cuánto te extrañamos.
  • Mamá/Padre, el tiempo puede sanar la angustia de las lesiones que dejaste, pero la pérdida jamás va a ser reparada.
  • Eres la mejor madre de todo el mundo para mí, te amo.
  • Pues padre solo hay uno y tu has sido el más destacable.
  • Tu familia jamás te olvidará, cuídanos estés donde estés.
  • Hijo, si bien nuestros cuerpos estén separados, siempre y en todo momento vamos a estar unidos por el corazón.
  • Sé que me cuidas desde el cielo, pero aquí te necesito, te amo.
  • Capaz, franca, cariñosa y noble, no podría querer una hija mejor que tú.
  • Fuiste un hijo particular y un padre fantástico. Gracias por hacernos mejores personas. Jamás te vamos a olvidar.
  • Sonríe por el hecho de que yo asimismo puedo sonreír en este momento en los brazos de Dios.
  • Hija, viviste poco tiempo, pero bastó para quererte por siempre y en todo momento. Mamá y papá
  • Angelito mío, manda una estrellita para consolarnos en tu sepa.
  • Cariño, en este momento duele considerablemente más mal proseguir viviendo. Protégenos desde arriba.
  • Hijo mío, tu alegría y tu entusiasmo proseguirán nutriendo tu memoria en nuestra vida diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *