Saltar al contenido
Inicio » Qué vitaminas se debe tomar después de tener Covid

Qué vitaminas se debe tomar después de tener Covid

El sistema inmunológico precisa algunas vitaminas y minerales para marchar adecuadamente. Entre ellos están la vitamina C, la vitamina D y el zinc.

Reuters.- Si vamos a confiar en las vacunas contra el Covid-19 para terminar con la pandemia, debemos aumentar al máximo sus efectos sobre los mayores.

La gente mayores tienen respuestas inmunitarias mucho más enclenques y se conoce que argumentan peor que los mayores mucho más jóvenes a muchas vacunas, incluyendo la vacuna para la gripe estacional. Esto hay que en parte a la fragilidad, que es imposible solucionar de forma fácil, pero asimismo puede ser provocado por deficiencias de vitaminas y minerales, populares como micronutrientes.

Entender los síntomas y consecuencias en un largo plazo del COVID 19 es primordial para comprender volver como estaba

Los síntomas propios de la patología tienen la posibilidad de ser persistentes y complicar la restauración tras el Covid 19:

  • Cansancio
  • Cefalea
  • Tos
  • Contrariedad respiratoria
  • Fiebre
  • Causantes con relación a el peligro y la gravedad de COVID-19, ¿cuáles son ciertos ejemplos de prueba que existe sobre nutrición y también infección que sería esencial estimar?

    Existen muchos estudios que valoran el consumo de nutrientes concretos con relación a otras infecciones. Para ofrecer ciertos ejemplos:

    • El zinc es un ingrediente de muchas enzimas y causantes de transcripción en las células de todo el cuerpo, y los escenarios inapropiados de zinc limitan la aptitud de un sujeto para producir una contestación Múltiples metanálisis y análisis combinados Los análisis de ensayos clínicos aleatorizados demostraron que la suplementación oral con zinc disminuye la tasa de incidencia de infecciones agudas de las vías respiratorias en un 35 %, disminuye la duración de los síntomas afines a los de la gripe en precisamente 2 días y optimización la tasa de restauración. 🇧🇷 Estos estudios se hicieron en los USA, tal como en múltiples países de capital bajos y medios, como India, Suráfrica y Perú. La dosis de zinc en estos estudios fluctuó entre 20 mg/semana y 92 mg/día. La dosis no semeja ser el primordial motor de la efectividad de los suplementos de zinc.
    • La vitamina C es un cofactor de varios. Optimización la función de muchas enzimas en todo el cuerpo al sostener sus iones metálicos en forma achicada. Asimismo actúa como antioxidante, limitando la inflamación y el daño tisular asociado con las respuestas inmunitarias. Se hicieron ensayos clínicos al azar en soldados, jóvenes y mayores en los USA, la Unión Soviética, el Reino Unido y El país nipón para valorar la efectividad de la vitamina C. En estos estudios, se probó que la suplementación con vitamina C disminuye de manera significativa la incidencia de infecciones respiratorias. La efectividad de la vitamina C asimismo se ha estudiado en pacientes hospitalizados en los USA, Egipto y también Van a ir, aceptados por una extensa pluralidad de dolencias, que tienen dentro sepsis, adversidades posoperatorias, quemaduras, magulles pulmonares y dolencias cardiacas. Se demostró que la vitamina C disminuye la duración de la estancia en la unidad de cuidados intensivos y la necesidad de ventilación mecánica en estos pacientes. La dosis de vitamina C fluctuó entre 1 y 3 g/día, y la dosis no semeja ser el primordial promotor de la efectividad. Tienen que evadirse dosis de vitamina C superiores a 2 g/día fuera del control médico.
    • La prueba de múltiples ensayos clínicos y estudios combinados exhibe que la suplementación con vitamina D disminuye las posibilidades de desarrollar infecciones agudas del tracto respiratorio (la mayor parte de las que se estima que son ocasionadas por virus) entre un 12 % y un 75 %. Estos estudios incluyeron influenza estacional y pandémica ocasionada por el virus H1N1 en el El efecto bueno de la suplementación se observó en pacientes de todas y cada una de las edades y en personas con anomalías de la salud crónicas que ya existían. Entre los inficionados, los síntomas gripales eran inferiores y la restauración mucho más rápida si recibían una dosis de vitamina D mayor a 1.000 UI. Las ventajas fueron parcialmente mayores en personas con deficiencia de vitamina D que en aquellas con escenarios correctos de vitamina D.
    • Los ancianos tienden a tener deficiencia de estos micronutrientes y, por ende, tienen la posibilidad de conseguir el mayor beneficio de la suplementación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *