Saltar al contenido
Inicio » Qué provoca el mal olor de los gases intestinales

Qué provoca el mal olor de los gases intestinales

Causas del mal fragancia a gases intolerancia a ciertos alimentos. estreñimiento. dieta, introduciendo alimentos ricos en fibra y FODMAP. dolencias digestibles latentes, como el síndrome del cólon irritable.

Redacción Farmacosalud.com

¿En algún momento te has cuestionado por qué razón huelen los pedos y qué es lo que significa su fragancia (o frecuentemente hedor)? La nutricionista y TSD (Nivel Superior en Dietética) Marta Romero enseña por qué razón huelen los gases intestinales y de qué forma influyen nuestras conmuevas en ellos.

Bibliografía

Asociación de mortalidad ajo-causo con sobrepeso y obesidad usando el índice de masa corporal estándar Categorías: revisión sistemática y metanálisis.

Flegal KM1, Kit BK, Orpana H, Graubard BI.

Relación fibra y flatulencia con muy mal fragancia

Hay 2 géneros de fibra, fibra insoluble, que no se disuelve en agua, no contribuye nutrientes, no interactúa con el intestino microbiota y por ende, no genera gases. La fibra soluble se disuelve en agua y, si bien tampoco la digerimos, actúa sobre la microbiota intestinal, donde los microorganismos la fermentan, generando ácidos grasos de cadena corta. Este desarrollo ayuda a la salud del tracto intestinal. A consecuencia de esta fermentación se generan gases que es requisito remover.

No solo la fermentación de la fibra genera gases, hay otras substancias, como los conocidos FODMAPs, que no se absorben adecuadamente y llegan al intestino donde la microbiota intestinal las fermenta dando rincón a la producción de gases. Este término se proviene de sus iniciales en inglés, oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and fermentable polyols.

Alimentos que generan gases

Se conoce que ciertos alimentos fomentan la producción excesiva de gases, lo que se conoce de manera coloquial como «tirarse varios pedos»:

  • legumbres
  • Ciertos cereales integrales
  • Algunas verduras, como la coliflor
  • La intolerancia a la lactosa de forma frecuente hace un exceso de gases intestinales
    • Régimen

      Como se apuntó previamente, los gases en sí no es alarmante ni señala ninguna patología grave subyacente. La primera medida que hay que tomar para progresar la flatulencia es cambiar el modo de vida y los hábitos alimentarios y si estos cambios no dismuyen el inconveniente, se tienen la posibilidad de tomar fármacos antiflatulentos como la simeticona y la dimeticona para contribuir a romper las burbujas de gas que se forman en el estómago y los intestinos y que en ocasiones tienen la posibilidad de asistir, si bien por sí mismos son por norma general ineficaces.

      Se aconseja una nutrición diferente, acorde con los requerimientos de una dieta balanceada. Puede ser atrayente efectuar una investigación dietético detallado para detectar los alimentos que mucho más gases generan y de esta manera poder removerlos o cuando menos reducirlos de la dieta frecuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *