Saltar al contenido
Inicio » Qué pasa si se muere el sol

Qué pasa si se muere el sol

El Sol se transformará en un anillo lumínico de gas y polvo interestelar popular como nebulosa planetaria. Que el Sol va a morir en unos 5 mil millones de años es algo en lo que los científicos están en concordancia.

Una estrella puede demorar millones de años en fallecer. La duración de la vida de una estrella es dependiente de su masa. Las estrellas masivas se forman de forma rápida, en unos pocos una cantidad enorme de años, y tienen una vida corta. Por contra, el Sol tardó millones de años en formarse.

Una estrella de 8 masas solares relucirá a lo largo de 40 millones de años y después acabará de repente su historia. En el momento en que se quedan sin comburente, dejan de tener reacciones nucleares dentro suyo. Para entonces, su interior va a ser de carbono, una envoltura de helio y una cubierta exterior de hidrógeno. En el momento en que eso ocurra, la estrella se va a haber expandido unas 200 ocasiones su tamaño y se va a haber transformado en una enorme roja. Entonces empezará a comprimir su tamaño hasta el momento en que los átomos en su núcleo por el momento no logren estar juntos y empieze a suceder lo que tiene por nombre «presión de degeneración electrónica», lo que ralentiza la compresión de la estrella, que se convirtió en un tamaño de enana blanca. cien a mil ocasiones mucho más pequeño que nuestro Sol. Con los años, múltiples cientos de millones de años, esta enana blanca se va a enfriar y se volverá invisible, puesto que no posee luz propia. Son estrellas muy espesas. Por servirnos de un ejemplo, una cucharada chica de materia extraída de una enana blanca puede pesar cerca de cien toneladas.

El resultado de una estrella

Para comprender de qué forma acaba cualquier estrella debemos, antes de nada, tener claros ciertos conceptos básicos sobre de qué forma marcha dentro suyo. Podemos meditar en una estrella -y nuestro Sol lo es- como una gran bola de gas. A esa escala, las fuerzas gravitatorias y las relaciones entre los átomos que la conforman previenen que se disipe en el espacio. Como habrán sentido, todas las estrellas emiten energía, una gran parte de ella con apariencia de luz aparente, hacia el espacio que las circunda.

Esta sin limites proporción de energía procede de las reacciones de fusión termonuclear que tienen rincón dentro suyo. Sencillamente (suponiendo que la palabra se logre emplear en ese contexto) el peso mismo de la masa gaseosa basta para obligar a los átomos a «presionarse» entre sí tanto que estas reacciones tienen un rincón.

¿De qué se compone la cara sonriente del Sol?

En la imagen se puede observar un trío de máculas que constituyen la «cara» del Sol y se nombran orificios coronales, que están conformados por partes levemente mucho más frías de la cubierta exterior del Sol, que acostumbra tener una temperatura de unos diez.000 grados Fahrenheit.

  • Los orificios coronales asimismo son una región de alta actividad de campos imantados que mandan una corriente de protones, electrones y otras partículas al cosmos.
  • Las partículas cargadas que chocan con el mundo causan auroras de colores en el momento en que interaccionan con los gases de la atmósfera con rachas de energía expulsadas por el Sol.

El tono de las estrellas cambia

En dependencia de la etapa de la vida en la que esté, el tono de las estrellas cambia. Por consiguiente, las tonalidades que consigue el Sol cambian durante millones de años. Generalmente, todas y cada una de las estrellas son azules, blancas, rojas y doradas, en dependencia de su edad. No obstante, en el final de su historia se transforma en una supernova vulnerable a explotar.

La explosión de una supernova es el fenómeno central de de qué forma muere una estrella. Según la NASA, esta clase de detonaciones galácticas son las mucho más enormes que la raza humana haya visto en la historia. Suceden en el momento en que una estrella muere —con una masa 5 ocasiones la de nuestro Sol—, y trata de hallar comburente para continuar viva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *