Saltar al contenido
Inicio » Qué pasa en el cerebro cuando uno está triste

Qué pasa en el cerebro cuando uno está triste

El hipocampo es una región del cerebro fundamental para la memoria y las conmuevas. En el momento en que padecemos depresión, el cerebro se seguidor, del que vamos a hablar en poco tiempo, y esto hace una pérdida de conexiones interneuronales y se disminuye la neurogénesis (generación de novedosas neuronas).

Las conmuevas chocan de forma directa en la actividad cerebral. Específicamente, el sistema límbico pertence a las unas partes del cerebro encargadas de procesar las conmuevas. Esta red de neuronas encargadas de procesar las conmuevas se complementa con otras unas partes del cerebro como el hipotálamo y el hipocampo. El hipotálamo se hace cargo de dejar en libertad todas y cada una de las hormonas primordiales para sentir conmuevas, al tiempo que el hipocampo controla los procesos mentales relacionados con la memoria y el recuerdo de ocasiones que nos desarrollan emoción a fin de que tengamos la posibilidad rememorar estas ocasiones. Con lo que nos deja rememorar y recordar las vivencias mucho más trascendentales de nuestra vida, aquellas que entonces influirán en nuestra forma de accionar.

La amígdala asimismo pertenece a este desarrollo y del sistema límbico, en tanto que está enlazada a la contestación sensible que provocan las ocasiones vividas. La amígdala es, por consiguiente, el primordial núcleo de control de las conmuevas y sentimientos en el cerebro, controlando asimismo las respuestas de satisfacción o temor. Es una composición complicada, siendo una composición con apariencia de almendra situada en el sistema límbico del cerebro. Por otra parte, la corteza orbitofrontal, que manda órdenes sentimentales al lóbulo de adelante, es la responsable de planear nuestras actitudes en el momento en que nos llega un impulso sensible. No obstante, este no es su papel más esencial, sino asimismo acepta la compromiso de frenar los impulsos irracionales de los que en ocasiones se arrepiente el hombre.

Hipotálamo

Aparte de supervisar las respuestas sentimentales, el hipotálamo asimismo participa en la regulación endocrina, como las respuestas sexuales, la liberación de hormonas antidiuréticas y oxitocina, o la regulación de la temperatura corporal.

El hipocampo contribuye a preservar y recobrar recuerdos. Asimismo juega un papel en de qué manera comprendes las dimensiones exclusivas de tu ambiente.

La tristeza perjudica al cerebro

El cuerpo y el cerebro necesitan mucho más oxígeno y mucho más glucosa a lo largo de estos procesos sentimentales. Te sientes intranquilo y desbordado de experiencias y conmuevas, por lo que es necesario para ti mucho más “comburente” para lograr marchar… estado que, ante este gasto de energía, provoca que nos sintamos mucho más cansados.

La tristeza fatiga y en el momento en que nos encontramos cansadísimos ​​no tenemos la posibilidad de ni permitir que caiga las lágrimas. Absolutamente nadie puede plañir todo el día, es un acto que se puede realizar en pequeños capítulos, pero no de manera continua.

Neurotransmisores

Los neurotransmisores juegan un papel clave en la capacitación del cerebro. Son las que dejan la neurotransmisión o sinapsis química. Esto es, la comunicación entre las primordiales células cerebrales que son las neuronas. Estas substancias tienen la posibilidad de tener un efecto inhibitorio, excitatorio o modulador sobre las células. De esta manera, la sinapsis se regula para una comunicación perfecta.

GABA es un neurotransmisor clave en la inhibición de las sinapsis en cerebros mayores. En el momento en que nos encontramos tristes, hay mucho más GABA que se encuentra en el cerebro, lo que hace difícil que las neuronas se comuniquen. En cambio, en el momento en que nos encontramos contentos, hay menos GABA y nuestras neuronas establen contacto mucho más.

Ansiedad no es exactamente lo mismo que temor

Pongamos que esta mañana te hurtan con crueldad y te quitan la cartera.

Claro, sufrías de temor. El temor es una reacción a los riesgos externos, como el que se puede presenciar en el transcurso de un hurto. Es una contestación a un fenómeno REAL, esta contestación desata una cascada de síntomas fisiológicos como taquicardia, temblor o sensación de ahogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *