Saltar al contenido
Inicio » Qué parte del mundo no le da el sol

Qué parte del mundo no le da el sol

Cada otoño, los habitantes de Barrow, un pueblo de 4.900 pobladores situado en el radical norte de Alaska, se reúnen el 18 o 19 de noviembre para poder ver el último atardecer del año.

En contraste al atardecer en el resto del globo, esta localidad considerada como entre los asentamientos humanos mucho más septentrionales de todo el mundo se despide de la luz del sol a fines de noviembre, un adiós que dura 66 días, hasta el momento en que llega el sol el horizonte de nuevo el 23 de enero del año siguiente.

Svalbard, Noruega

Tiempo sin sol: un par de meses y medio.

¿Qué hace este fenómeno?

El US Weather Channel asegura en su página web que los pobladores de Alaska experimentan un par de meses de luz diurna prolongada cerca del solsticio estival. La falta percibida de luz del sol hay que a la localización de la zona ártica en el globo hacia el polo norte radical, lo que pone al Sol a solo seis grados bajo el horizonte. Esto da como resultado el crepúsculo, un fenómeno que da la sensación de que es de día en la localidad las 24 h del día.

A lo largo de este fenómeno, el frío se acentúa y la temperatura media ronda los -20º C en el mes de enero.

¿Qué países no van a ver el sol a lo largo de la noche polar?

Los ciudadanos de Barrow, Alaska, EE. UU. experimentarán este fenómeno a lo largo de mucho más de un par de meses.

Barrow, situado en el radical norte de Alaska, es un pueblo que se dedica al petróleo, la caza y poca actividad turística.

El presente y futuro de la energía fotovoltaica

Este aspecto no pasa inadvertido para el ámbito de las energías renovables, del que charlamos del presente y futuro de la energía fotovoltaica en un producto previo.

El autoconsumo, según enseña la Unión Poltovoltaica De españa, representa el 90% de la novedosa capacidad instalada en 2017 (235,7 megavatios de un total de 261,7) y en los próximos años representará el 15-20% de la novedosa capacidad instalada anualmente’. Además de esto, el Plan Nacional Que viene dentro (PNI) de Energía y Tiempo ha fijado como propósito para 2030 que España alcance los 37.000 megavatios de energía fotovoltaica instalados para esa fecha. No obstante, con la energía fotovoltaica, quien tiene un techo tiene un tesoro, en tanto que genera de manera directa donde se consume.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *