Saltar al contenido
Inicio » Qué función hace el agujero negro

Qué función hace el agujero negro

Los orificios negros gustan hacia sí materia e inclusive energía, pero no en mayor medida que otras estrellas u elementos galácticos de masa afín. Esto quiere decir que un orificio negro con exactamente la misma masa que nuestro sol no «succionaría» mucho más elementos que nuestro sol con su atracción gravitatoria.

(CNN) — Los orificios negros son mejor populares por machacar estrellas, engullir luz y accionar como gigantes trituradores de basura en el espacio. En un giro inesperado, los astrónomos que usan el Telescopio Espacial Hubble descubrieron que estos energéticos elementos celestes asimismo tienen un lado enternecedora. ¿De qué manera se forma un orificio negro?

Los orificios negros son restos de estrellas colosales, que en algún momento fueron de diez a quince ocasiones mucho más enormes que el Sol.

En el momento en que estas gigantes estrellas alcanzan su etapa final, explotan en cataclismos populares como supernovas. Esta explosión provoca que la mayoría de la estrella se disperse en el vacío del espacio. Pero quedan varios ‘remanentes fríos’ donde tal fusión no se realiza.

¿Son elementos teóricos los orificios negros?

Como enseña José Luis Fernández Barbón, Doctor en Física Teorética por la Facultad Autónoma de La capital española y creador de “Orificios negros”: “Lo fueron a lo largo de un buen tiempo. Desde la formulación de la relatividad general hace cien años hasta la década de 1960, hubo una fuerte disputa sobre si estas eran o no resoluciones «físicamente firmes». Muchas personas creyó que eran puras curiosidades matemáticas. Desde la década de 1960, se comprendieron bastante superior a nivel teorético y los físicos han comenzado a tomarlos mucho más seriamente. Al tiempo, se descubrieron elementos astrofísicos que podrían detallarse asumiendo que había un orificio negro oculto dentro suyo. Estas son las fuentes de rayos X compactas de nuestra galaxia, y asimismo los cuásares, que son galaxias muy lejanas que emiten energía bestial desde su núcleo.

«En los últimos 20 años esta prueba se fué robusteciendo. No obstante, si bien estemos seguros de que en el centro de la Vía Láctea hay un orificio negro enorme de 4 millones de masas solares, próximamente vamos a poder ver la «sombra» del propio orificio en los radiotelescopios. Evidentemente, con la detección de ondas gravitacionales de LIGO, en este momento se puede decir que 2 orificios negros que se fusionaron hace 1.300 millones de años fueron «escuchados» de manera directa. Conque ahora tenemos la posibilidad de considerarlos elementos de todo el mundo real”, concluyó el físico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *