Saltar al contenido
Inicio » Qué fruta se puede comer cuando estás mal del hígado

Qué fruta se puede comer cuando estás mal del hígado

Frutas que tienen la posibilidad de ser perjudiciales para el hígado: Pasas y frutos secos. Las uvas tienen 16,25gr. de azúcar por cada cien gramos y al deshidratar los frutos concentran el azúcar y hacen más fácil el consumo en demasía. plátanos cien gramos de plátano tienen 12,13gr. de azúcar. higos datas. mangas

Alimentos para el precaución del hígado

Tiene dentro en torno a 20 nutrientes y grasas saludables que favorecen la función cardiovascular.

Primeramente, el aguacate es una fuente considerable de grasas saludables que asisten a resguardar el hígado y a depurar substancias dañinas o superfluas.

Dátiles

Los dátiles son la fruta con mayor contenido de azúcar con 63,95gr. de azúcar por cada cien gramos de producto.

Los mangos maduros pesan 13,66 g. de azúcar por cada cien gramos. de fruta.

Toronjas

Todos y cada uno de los cítricos son buenos para el hígado, pero la toronja es la mejor en este sentido. Esto se origina por su prominente nivel de antioxidantes, que resguardan el hígado y el resto del cuerpo.

Los antioxidantes del pomelo tienen la posibilidad de contribuir a achicar la inflamación en el hígado y resguardar sus células de determinados daños. Esto no solo sostiene la función hepática correcta, sino asimismo puede impedir la fibrosis y otras patologías.

¿De qué manera perjudica el consumo prominente de fructosa al hígado graso?

En la actualidad, estudios experimentales demostraron que un consumo excesivo de fructosa fomenta el agobio oxidativo, la inflamación, escenarios séricos mucho más altos de ácido úrico, triglicéridos superiores, presión arterial alta y resistencia a la insulina. 🇧🇷 Además de esto, la fructosa en este momento se reconoce como un intermediario esencial del hígado graso, puesto que induce la lipogénesis de novo (síntesis de ácidos grasos en nuestro cuerpo) y inhabilita la oxidación de grasas, lo que transporta a la acumulación de grasa en el hígado y la inflamación del hígado. más tarde puede desatar fibrosis y cirrosis (6,7).

Además de esto, se halló que la fructosa puede acrecentar el apetito y las ganas de comer, puesto que reduce la leptina (hormona de la saciedad) y incrementa los escenarios de grelina (hormona que impulsa el apetito) (7) .

Cítricos

Se estima que los cítricos benefician la depuración del hígado y endurecen el sistema inmunológico merced a sus características antioxidantes, aparte de ser de las mejores fuentes de vitamina C.

No te pierdas:: Provecho del té y el café para tratar el hígado graso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *