Saltar al contenido
Inicio » Qué es peor la tos seca o con flemas

Qué es peor la tos seca o con flemas

En medio de una temporada de constipados y gripes, los pequeños ahora muestran los síntomas mucho más propios de estos virus: tos, secreción nasal y, en ciertos casos, fiebre. Para la fiebre, que es un síntoma y no una patología, ahora poseemos unas pautas para accionar con los pies en el suelo; para la mucosidad, nada superior que hacerla desaparecer con solución salina o afín (o con un pañuelo si ahora lo sabes); y para la tos, merece la pena entender cuándo llevar a cabo algo y cuándo no, y ten en cuenta que hay algunos remedios caseros para la tos que tienen la posibilidad de ser útiles. ¿Qué es la tos? Antes de ingresar en materia, es esencial determinar qué es la tos, a fin de que comprendas que comunmente es preferible no llevar a cabo nada para prevenirla. La tos es un mecanismo de defensa que tiene como propósito despedir algo del cuerpo, en general algo que ha entrado en las vías respiratorias por fallo, o algo que sería mejor que no estuviese allí, como la mucosidad. Con eso deseo decir que el propósito de toser es despedir la mucosidad, con lo que no se considera un inconveniente, sino más bien un beneficio en el desarrollo de curación. Las clases de tos que tiene la posibilidad de tener un individuo son: Tos seca: en el momento en que no desplaza la mucosidad ni expulsa nada. Esto pasa pues hay inflamación en las vías respiratorias y el cuerpo piensa que tiene algo que despedir. Es una tos molesta que, por no ser eficaz, se podría procurar calmar o aminorar de alguna forma. Tos laríngea o canina: asimismo famosa como tos ronca. Es una tos característica de aquellas dolencias que se dan donde están las cuerdas vocales, es dolorosa e inclusive puede complicar la respiración al limitar el paso del aire por la inflamación. Tos productiva o tos suave: es la tos que acompaña al movimiento de la mucosidad. En el momento en que el niño tose, se escucha como el niño va moviendo la flema hacia su sistema respiratorio, moviéndola hacia afuera o en general hacia la garganta a fin de que el niño la trague. Tal tos es realmente útil y se aconseja dejar que ocurra, no limitarla. Tos ferina: de esta manera se charla de los “asaltos de tos”. Si se generan de manera inmediata, puede deberse a algún objeto que el niño haya aspirado y esté intentando de despedir. Si sucede en el contexto de una patología, podría ser un signo de tos ferina, que puede ser grave en los pequeños y necesita una visita al médico. ¿Qué tos hay que tratar? Mencionado lo anterior, la única tos que hay que estimar como régimen es la tos seca, por el hecho de que es molesto y no asistencia bastante. Si la tos es productiva, lo idóneo es no realizar nada, a fin de que el niño logre evacuar la mucosidad, si bien si durante la noche no descansa por esa tos, el médico puede estimar la oportunidad de prescribir algún medicamento para la tos o sugerir un antídoto natural. procedimiento. . ¿Cuáles son los métodos naturales para tratar la tos? En el momento en que el niño está tosiendo, si se considera correspondiente tratar la tos y no puede o no desea utilizar jarabes antitusígenos, puede emplear métodos naturales como la miel y la cebolla. Empleo de miel para tratar la tos La miel es parcialmente eficiente para tratar la tos (semeja ser mejor que el placebo, si bien un tanto peor que ciertos jarabes para la tos) y, por ende, puede emplearse en pequeños mayores de 12 meses. Esto se origina por que la miel puede contener esporas contaminadas de C. botulinum y es arriesgado dársela a bebés de hasta un año. La cuestión es dárselo mezclado con algo de leche o agua ardiente, sabiendo el posterior cepillado de los dientes (y eludiendo remojar el chupete con miel). Emplear cebolla en rodajas para calmar la tos El procedimiento de la cebolla en rodajas es uno de esos “antídotos de la abuela” que todos conocen, que la mayor parte afirma que marcha, pero no está avalado por datos científicos. Esto es, no existen estudios que comenten que se utiliza para algo, pero tampoco comentan que no, con lo que siempre y cuando se pruebe lo uno o lo otro y ya que es un procedimiento seguro, normalmente se aconseja por el hecho de que bastante gente comentan que les marcha. El procedimiento radica en recortar una cebolla en 2 o mucho más trozos y ponerla en un plato cerca de donde duerme el bebé o niño, a fin de que respire el gas que emite al recortar (sulfóxido de tiopropanol, popular como aspecto lacrimógeno). Este gas es el que nos hace plañir en el momento en que lo cortamos y, según la teoría, provoca que los pequeños «lloren la garganta», tal es así que se regresa mucho más húmedo, menos seco y por consiguiente menos tos. ¿Qué sucede con los humidificadores? Otro viable procedimiento natural es emplear elementos que aumenten la humedad en la habitación donde duerme el bebé, pero su empleo es discutido. En las situaciones de tos seca por ámbito seco, los humidificadores tienen la posibilidad de asistir, y en la situacion de las mucosidades, tienen la posibilidad de contribuir a que las secreciones se contengan líquidas y el niño las logre remover mejor. No obstante, debe limpiarse y secarse intensamente todos y cada uno de los días para eludir que se contamine con bacterias o moho y sea peor el antídoto que la patología. Además de esto, la utilización elevado puede ocasionar humedad y moho en las paredes y el techo de la habitación, lo que puede dañar la salud del bebé. En cambio, si la tos está causada por bronquitis o es de origen asmático, está contraindicado la utilización de un humidificador. Hidratación y suero fisiológico Para asistir al niño a toser menos, lo idóneo es que vaya descartando de a poco la mucosidad causada por el resfriado, y para esto es esencial que esté bien hidratado (no requiere tomar si bien no tenga sed, pero tomar líquidos) y poder remover la mucosidad, normalmente con los llamados “lavados” salinos, que le asistirán a respirar mejor y probablemente toser menos, puesto que tiene menos mucosidad para desplazar.

Fuente: bebesymas

¿POR QUÉ toser?

La tos, como la tos o la tos, es un mecanismo reflejo, que puede ocasionar o cortar. Es un fet tan común que la multitud con frecuencia no sabe que lo tiene.

La tos se genera por estimulación de la mucosa de los bronquios, tráquea o laringe, y se acompaña de acumulación excesiva de moc en la área, sequedad, refresco o substancias químicas.

Tienes fiebre

Los escalofríos y los sofocos jamás se asocian con alergias. De ahí que, si tienes fiebre o tienes un desequilibrio en la temperatura de tu cuerpo, podría ser una clara señal de que tienes algo mucho más que una alergia

Las alergias tienen la posibilidad de ocasionar tirantez o mal en los senos paranasales, pero si el mal desciende a los pómulos o aun a la mandíbula o a los dientes, puede ser síntoma de sinusitis, pero no de alergia. Este inconveniente puede necesitar régimen con antibióticos, con lo que dada esta situación se aconseja preguntar a tu médico de seguridad para aclarar cualquier duda, si bien, como comentábamos, es un síntoma que no es propio de una alergia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *