Saltar al contenido
Inicio » Qué es la naturaleza humana según la psicologia

Qué es la naturaleza humana según la psicologia

El sicólogo es un entusiasta explorador de la naturaleza humana, o sea, del grupo de especificaciones fundamentales recurrentes a todas y cada una la gente, como son las conmuevas, las fantasías, las pasiones, los instintos y la aptitud de meditar.

Comunmente, en el momento en que se charla de «género» (género), tiene relación tanto al género masculino como al femenino. Ciertas organizaciones de todo el mundo asimismo charlan de una noción de «género», que evitan ofrecer una definición clara. En este sentido, el término «sexo» tiene relación a determinaciones naturales. De ahí que hay 2 sexos distinguidos por distintos letras y números anatómicos. Pero adjuntado con el sexo, asimismo estaría el «género». Este término evoca los permisos que desempeñan los individuos en la sociedad. Estos permisos nacen en el lapso de la historia; Son el resultado de la interacción entre la civilización y la naturaleza. No obstante, últimamente ha surgido una concepción equivocada del “género”, como un producto único de la civilización, que puede manifestarse y ocultar según las corrientes de la sociedad e inclusive de los individuos. Se pierde el vínculo sujeto-familia-sociedad y la persona queda achicada a sujeto. Hay quienes aseguran, por servirnos de un ejemplo, que el cariño maternal no es algo anotado en la naturaleza de la mujer, sino es un sentimiento que aparece en un preciso contexto cultural y que puede ocultar o destruirse si la civilización cambia. Nos encontramos frente una exclusiva revolución cultural. Sea como sea su sexo, el hombre puede seleccionar su género: puede decantarse por la heterosexualidad, la homosexualidad, el lesbianismo. Puedes elegir ser transgénero o cambiar de sexo. Hay bocetos de afirmaciones de derechos de “género”. Esta extraña disociación entre sexo y género, entre naturaleza y cultura, destroza la dimensión personal del humano y lo disminuye a una fácil individualidad. La ideología del “género” trae consigo el enfrentamiento extremista sobre la familia y todo cuanto significa en y para la sociedad. Jutta Burggraf, catedrática de Teología, lo examinaba en un producto aparecido últimamente en el Léxico de la Familia, anunciado por la editorial Palabra (La capital española, 2004) en colaboración con el Pontificio Consejo para la Familia, y que reproducimos en confinamiento sin la aparato crítico enormemente documentado que acompaña a esta edición original.

LA IDEOLOGÍA DEL GÉNERO

Según Hobbes

En su obra llamada Leviatán, Thomas Hobbes detalla su criterio sobre la naturaleza humana. Para él, el hombre deseaba vivir bien y de ahí que jamás está satisfecho con el poder que tiene pues siempre y en todo momento desea mucho más. Cree que el hombre asimismo está en pos de la popularidad, la gloria, el exitación y la admiración del resto. Según su teoría, los individuos fueron conformados iguales y todos asimismo tienen la aptitud de matarse unos a otros pues los humanos siempre y en todo momento están en pos de poder.

Para Kant había múltiples puntos esenciales relacionados con la naturaleza humana, entre ellos la razón, que juega un papel fundamental para el hombre, puesto que es el medio por el que puede conseguir su conocimiento. Otro aspecto esencial de la naturaleza humana para Kant era el razonamiento, ya que para él el hombre es un agente con la capacidad de llevar a cabo cosas que actúan en el planeta y que tienen motivos para ser fabricadas. Para él, el hombre en ocasiones puede organizar tanto los deseos como las obligaciones morales.

Algo de historia

¿Qué es la naturaleza humana? El origen etimológico está en la palabra latina naturaleza, que significa: predisposición innata y/o características fundamentales y que anteriormente se utilizaba como homónimo de nacimiento. Según la utilización que se le dio, naturaleza era la traducción latina del término heleno physis, relacionado con las especificaciones que las plantas como los animales desarrollan por sí solos.

Desde Heráclito, la naturaleza era un todo, que englobaba el cosmos físico y todo cuanto contenía, con sus reglas y leyes. A lo largo de la temporada medieval, la naturaleza estuvo íntimamente relacionada al término de Dios. Se pensaba que las leyes que lo regían eran de origen divino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *