Saltar al contenido
Inicio » Qué es bueno para los pulmones dañados por el Covid

Qué es bueno para los pulmones dañados por el Covid

Transporta una dieta balanceada. Ten un óptimo reposo. Actividad física correcta que aumente la respiración. Precaución de la salud psicológica.

Estudiosos chinos hallaron una suerte de fibra lechosa transparente en los pulmones de ciertos pacientes recuperados de COVID-19, lo que recomienda un daño orgánico persistente. Hay números esperanzadores: mucho más de 80.000 personas se han recuperado de la patología pulmonar por COVID-19, debido a que la patología solo tuvo un curso suave o moderado en su caso y/o por el hecho de que han recibido una aceptable atención médica. Esta es un número alta bienvenida, pero todavía hay parcialmente poca información sobre su estado de salud cuando han superado la patología. Con enorme alivio y alegría, ciertos describen de qué manera subsistieron físicamente a este periodo psicológicamente agotador: la curación de los síntomas, la indecisión, la etapa agotadora del aislamiento. Están contentos de que en este momento son inmunes al SARS-CoV-2 tras subsistir a la patología. ¿Restauración completa? En los próximos meses, las indagaciones mostrarán si hay situaciones apartados de efectos tardíos permanentes en pacientes recuperados de COVID-19. La atención se enfoca primordialmente en los pulmones. Ya que el nuevo patógeno del SARS, CoV-2, agrede eminentemente el tracto respiratorio inferior, la gente inficionadas con un curso moderado o grave de la patología experimentan tos seca, contrariedad para respirar y/o neumonía. Los médicos en Hong Kong han encontrado una función pulmonar achicada y contrariedad para respirar persistente en ciertos pacientes con coronavirus pese a sobrepasar la infección viral. Si bien solo lograron investigar a un conjunto de manera comparativa pequeño, hay rastros tempranos de probables efectos tardíos. «En ciertos pacientes, la función pulmonar puede reducir entre un 20 y un 30 % tras la restauración», afirma el Dr. Owen Tsang Tak-yin, directivo del Centro de Anomalías de la salud Infecciosas del Hospital Princess Margaret de Hong Kong. “Se atragantan en el momento en que van un tanto mucho más veloz”, añadió el médico. Las tomografías computarizadas de ciertos pacientes detallan una neblina lechosa y vidriosa en los pulmones, lo que recomienda daño en los órganos. Los descubrimientos de Hong Kong afirman la investigación inicial de Wuhan a inicios de febrero de 2020. En una investigación, los científicos del Hospital Zhongnam de la Facultad de Wuhan examinaron 140 escáneres pulmonares de pacientes con coronavirus y hallaron una nube clara de aspecto lechoso en los pulmones de todos. Sospecha de fibrosis pulmonar La investigación agregada de los pacientes recuperados de COVID-19 en este momento debería enseñar si han creado fibrosis pulmonar donde el tejido conectivo del pulmón se inflama. Esto lleva a una proliferación patológica de tejido conjuntivo entre los alveolos y los vasos sanguíneos que los cubren. Esto hace difícil que el oxígeno llegue a los vasos sanguíneos, endurece los pulmones y provoca que la respiración sea superficial y rápida. Trastornos respiratorios, contrariedad para respirar y tos seca en el pecho son las secuelas, el desempeño físico reduce, aun las ocupaciones cotidianas se vuelven bien difíciles. Si se descubre a tiempo, se puede parar la fibrosis pulmonar, que es insanable pues el tejido cicatricial del pulmón no desaparece. Pero la progresión de la fibrosis pulmonar puede ralentizarse y, en ocasiones, aun detenerse si se descubre a tiempo. ¿Los pacientes recuperados de COVID-19 consiguen inmunidad? La mayor parte de los especialistas están persuadidos de que los pacientes que se han recuperado de COVID-19 son inmunes al nuevo virus en el momento en que la patología acaba. Tras todo, nuestro sistema inmunitario causó precisamente esos anticuerpos a lo largo de la infección que hacen que el patógeno sea inofensivo. Lo mismo se aplica a esos que tuvieron un avance suave de la patología y esos que han visto pocos o quizás ningún síntoma. No obstante, su sistema inmunológico reaccionó al patógeno y causó los anticuerpos que corresponden. Por ende, es muy improbable que vuelva a suceder una exclusiva infección por coronavirus.

Novedad sugerida por Koyi Sato. AMLAR-RES Paraguay

Disminuye la acumulación excesiva de mucosidad

«La mucosidad se genera naturalmente en nuestro cuerpo y juega un papel fundamental en el cuidado de una aceptable salud en nuestras vías respiratorias», ha dicho Steele. «Contribuye a atrapar».

En nuestras vías respiratorias, poseemos pequeños vellos llamados cilios que extraen estas amenazas de nuestras vías respiratorias. Steele mencionó que tragamos la mayoría de la mucosidad, pero en el momento en que poseemos cosas que nos irritan las fosas nasales, tenemos la posibilidad de generar mucha mucosidad y no tenemos la posibilidad de hacerla desaparecer. Esto crea un caldo de cultivo para bacterias y virus e impide que el oxígeno entre y salga de las vías respiratorias de los pulmones.

Vahos con eucalipto

El eucalipto pertence a las plantas mucho más usadas para contribuir a hacer mas fuerte los pulmones y otros elementos del sistema respiratorio, gracias a su aroma a menta. Esto deja la máxima apertura de los bronquios y por ende una increíble entrada de aire.

En verdad, una investigación publicada en Alternative Medicine Review señala que la inhalación de vapor de eucalipto proporciona provecho contra los síntomas de dolencias como la bronquitis, el asma y la patología pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Calabaza

Potasio, Vitaminas A, C y Y también… La calabaza disminuye el peligro de cáncer de pulmón y tiene características diuréticas y antiinflamatorias. Además de esto, es un increíble alimento para resguardar los pulmones de distintas toxinas.

Ciertos estudios aseguran que el ajo disminuye el peligro de cáncer de pulmón si se consume de forma regular, en especial crudo, para no perder sus características.

Ejercicios Prácticos Básicos de Rehabilitación Respiratoria

En todo el día en la situación que deseamos, inhalamos llenándonos de aire mientras que ubicamos las manos sobre el abdomen. En el instante de la inspiración, nuestras manos van a subir y vamos a sentir el vientre y todo el cuerpo llenos de aire. Lo vamos a hacer muy poco a poco, contando hasta 5 con cada inspiración y después expulsaremos el aire asimismo contando hasta 5. Nuestras manos se hundirán en el vientre.

Para este ejercicio vamos a eludir cinturones o prendas que nos presionen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *