Saltar al contenido
Inicio » Qué dice la Biblia de las relaciones sexuales

Qué dice la Biblia de las relaciones sexuales

El sexo es bueno. El sexo era una parte de la buena creación de Dios (Génesis 1:31). El sexo está desarrollado para otorgar exitación y satisfacción (Cantar de los Cantares 4:diez). Tanto a hombres como a mujeres se les dió el don de poder presenciar exitación y diversión en el matrimonio.

No hay dudas que Dios estableció que el matrimonio es algo honroso y en consecuencia es algo que debe traer honra y gloria al Señor. Hebreos 13:4 afirma: «Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mácula, pues los inmorales y los infieles van a ser juzgados por Dios». Consecuentemente, con independencia de las prácticas sexuales de los cónyuges, comprendemos que han de ser efectuadas en santidad.

En la Palabra de Dios no se indican límites concretos en lo que se refiere a las relaciones íntimas en el matrimonio, pero existen algunos principios que se tienen que tomar en consideración;

El sexo prematrimonial es tan malo como el adulterio y otras maneras de inmoralidad sexual, por el hecho de que todos comprometen tener sexo con alguien con quien no andas casado. El sexo entre marido y mujer es la única forma de relación íntima que Dios aprueba (Hebreos 13:4). El sexo antes del matrimonio se volvió tan común por muchas causas. Con frecuencia nos enfocamos en el aspecto de “re-creación” del sexo sin admitir el

aspecto de “re-creación”. Sí, el sexo es bueno. Dios lo planeó de esa forma. Él desea que hombres como mujeres gocen de la actividad sexual (en los límites del matrimonio). No obstante, la meta primordial del sexo no es el exitación, sino más bien la reproducción.

Versículos de la Biblia sobre la sexualidad

Levítico 18:6 Ninguno de nosotros tenga relaciones íntimas con una mujer de su familia, y bastante menos con su madre, por el hecho de que sería una ofensa horrible para respeto al padre. Yo soy el Dios de Israel.

Génesis 1:27 De esta forma creó Dios al hombre como es Dios. Él te creó a Su semejanza. Creó varón y hembra,

¿Qué afirma la Biblia sobre besarse en una cita?

El libro que resalta el beso es el Cantar de los Cantares. Es un libro de poemas épicos sobre la celebración del matrimonio.

En el Cantar de los Cantares 1:2 afirma «!!¡Esperemos me besase con besos de su boca! Pues mejores son nuestros amores que el vino.” El vino podría interpretarse consistentemente como una metáfora de bendiciones, buenos frutos y riquezas. Por ende, el cariño es preferible que el vino nuevo y exhibe la vericidad de la rica bendición que realmente es.

¿Qué ocurre espiritualmente en el momento en que poseemos relaciones íntimas?

El sexo no es solo un acto físico, sino más bien asimismo un acto espiritual. Espiritualmente, el sexo nos conecta con nuestra pareja de forma profunda y también íntima. En el momento en que nos abrimos sexualmente a otro persona, nos encontramos abriendo nuestro espacio energético y admitiendo que la otra persona entre. Esto nos conecta con la otra persona de una forma muy profunda, pues nos encontramos distribuyendo nuestra energía. Las relaciones íntimas nos asisten a sanar, medrar y superar espiritualmente. Dejan nos asisten a presenciar la divinidad de la unión, la conexión y el cariño. Asimismo nos asisten a estudiar y superar en nuestras relaciones. Las relaciones íntimas nos asisten a rememorar quiénes somos y a conectarnos con nuestra esencia. Nos dejan presenciar el cariño incondicional y la unidad. Nos conectan con nuestra esencia divina y nos asisten a rememorar quiénes somos. Las relaciones íntimas nos asisten a expandir nuestra conciencia y despertar nuestra energía sexual. Nos asisten a lograr escenarios mucho más altos de conciencia y presenciar la divinidad de la sexualidad. El coito nos asiste a integrar nuestra energía sexual y sanar nuestro cuerpo. Nos conectan con nuestra energía y nos asisten a despertar y expandir nuestra conciencia. Las relaciones íntimas nos asisten a rememorar quiénes somos y a conectarnos con nuestra esencia. Nos dejan presenciar el cariño incondicional y la unidad. Nos conectan con nuestra esencia divina y nos asisten a rememorar quiénes somos.

Dios ha contraindicado algunas prácticas sexuales pues las considera perjudiciales para la salud y el confort de la persona. Estas prácticas tienen la posibilidad de ocasionar daño físico y mental y asimismo tienen la posibilidad de ser una manera de idolatría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *