Saltar al contenido
Inicio » Qué dice la Biblia de la última guerra

Qué dice la Biblia de la última guerra

Según el «Libro del Apocalipsis», la guerra de los últimos tiempos contra las naciones del hombre se realizará en el lugar de hoy de Megiddo, a 90 km al norte de Jerusalén, cuyos restos aún se están escalando hasta hoy. Actualizado el 05/09/2020 a las 07:14.

HABLEMOS DE LA BIBLIA, CON IRIT GREEN –Profecía y derrota de Gog

38Vino a mí palabra de Dios, diciendo: Hijo de hombre, coloca tu rostro contra Gog en la tierra de Magog, soberano príncipe de Mesec y Tubal, y presagia contra él, diciendo: De esta forma dijo Dios: Hete aquí, yo estoy contra ti, oh Gog, soberano príncipe de Mesec y Tubal. Y te quebraré, y voy a poner garfios en tus mandíbulas, y te voy a sacar a ti y a todo tu ejército, caballos y jinetes, de manera perfecta pertrechados, una enorme multitud con escudos y escudos, todos ellos con espadas; Persia, Cush y Fut con ellos; todos ellos con escudo y yelmo; Gomer y su tropa; la vivienda de Togarmah, de los extremos del norte, y sus tropas; muchas ciudades contigo. Prepárate y prepárate, tú y tu multitud que está reunida a tu alrededor, y sé tu guarda, a partir de ahora hasta varios días vas a ser visitada; tras años vas a llegar a la tierra salvados de la espada, reunidos de varios pueblos, a los montes de Israel, que siempre y en todo momento fueron una desolación; pero él fue quitado de entre las naciones, y todos habitarán seguros. Te levantarás y vas a venir como una tormenta; Vas a ser como una nube para contemplar la tierra, y tus tropas, y varios pueblos contigo. De este modo ha dicho Dios: En aquel día brotarán expresiones en tu corazón, y concebirás un mal pensamiento, y afirmarás: Voy a subir contra una tierra indefensa, contra un pueblo relajado que habita confiado; todos viven sin paredes, y no tienen cerraduras ni puertas; para quitar despojos y despojos, para conseguir el poder de las tierras yermas ahora pobladas, y de las gentes reunidas de las naciones, que se conforman de ganado y pertenencias, que habitan en la parte media de la tierra. Seba y Dedán, y los mercaderes de Tarsis y sus príncipes, te afirmarán: ¿Has venido a hurtar el botín? ¿Has reunido tu multitud para saquear, para tomar plata y oro, para tomar ganado y pertenencias, para tomar enorme botín? Por consiguiente, presagia, hijo de hombre, y di a Gog: De esta manera dijo Dios: En aquel tiempo, en el momento en que mi pueblo Israel habite seguro, ¿no lo vais a saber? Vas a venir de tu rincón, de las zonas del norte, tú y varios pueblos contigo, todos ellos a caballo, una enorme multitud y un poderoso ejército, y subirás contra mi pueblo Israel como una nube para contemplar el tierra; va a ser tras días; y te voy a traer sobre mi tierra, a fin de que las naciones me conozcan, en el momento en que sea santificado en ti, oh Gog, enfrente de sus ojos. De esta manera afirma Dios: ¿No eres tú aquel de quien charlé antes a través de mis siervos, los profetas de Israel, que profetizaron en esos tiempos que yo te traería sobre ellos? En aquel tiempo, en el momento en que Gog venga contra la tierra de Israel, ha dicho Dios, mi furia y mi furia aumentarán. Por el hecho de que he hablado en mi celo y en el fuego de mi furia: Que en aquel tiempo va a haber un enorme terremoto en la tierra de Israel; que los peces del mar, las aves del cielo, las bestias del campo y toda serpiente que se arrastra sobre la tierra, y todos y cada uno de los hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán frente mi presencia; y los montes se derrumbarán, y los cercos se derrumbarán, y todo muro va a caer a tierra. Y voy a hacer descender espada contra él sobre mis montes, afirma Dios; la espada de cada uno de ellos va a ser contra su hermano. Y litigaré contra él con pestilencia y con sangre; y voy a hacer llover sobre él, sobre sus tropas, y sobre los varios pueblos que con él están, lluvia torrencial y granizo, fuego y azufre. Y voy a ser engrandecido y santificado y voy a ser popular a los ojos de muchas naciones; y van a saber que yo soy Dios.

Pregunta cristiana: «¿Qué afirma la Biblia sobre la guerra?»

Contestación: Bastante gente cometen el fallo de opinar que la Biblia afirma: “No vas a matar” y procuran utilizar ese mandamiento a la guerra. No obstante, lo que la Biblia verdaderamente afirma es “No cometerás homicidio” (Éxodo 20:13). La palabra hebrea significa verdaderamente «la desaparición intencional y premeditada de otra persona con malicia». Dios con frecuencia ordenaba a los israelitas que fuesen a la guerra contra otras naciones (1 Samuel 15:3 Josué 4:13). Dios ha ordenado la pena capital para varios delitos (Éxodo 21:12; 21:15; 22:19; Levítico 20:11). Por consiguiente, Dios no está en oposición a matar en todas y cada una de las situaciones, sino más bien contra el asesinato. La guerra jamás es algo positivo, pero en ocasiones es algo preciso. En un planeta lleno de pecadores (Romanos 3:diez-18), la guerra es ineludible. En ocasiones, la única forma de eludir que los pecadores hagan bastante daño es proceder a la guerra con ellos.

¡La guerra es algo horrible! La guerra es siempre y en todo momento el resultado del pecado (Romanos 3:diez-18). En el Viejo Testamento, Dios ordenó a los israelitas: «Haced venganza a los hijos de Israel contra los madianitas…» (Números 31:2). Véase asimismo Deuteronomio 20:16-17, “Pero de las ciudades de estas aldeas que Jehová tu Dios te ofrece por heredad, no vas a dejar con vida a ninguna de ellas, sino las destruirás completamente; el heteo, el amorreo, el cananeo, el ferezeo, el heveo y el jebuseo, como Jehová tu Dios te ha mandado”. En Éxodo 17:16 leemos: «Y ha dicho: Por cuanto la mano de Amalec está levantada contra el trono de Jehová, Jehová va a hacer guerra contra Amalec de generación en generación». Asimismo en 1 Samuel 15:18, “… Ve, destroza a los pecadores de Amalek, y haz guerra contra ellos hasta el momento en que termines con ellos”. Conque por supuesto Dios no está en oposición a todas y cada una de las guerras. Jesús siempre y en todo momento está en especial acuerdo con el Padre (Juan diez:30), con lo que no tenemos la posibilidad de argumentar que la guerra era la intención de Dios solo en el Viejo Testamento. Dios no cambia (Malaquías 3:6; Santiago 1:17).

Ezequiel y Apocalipsis

En un producto anunciado en 2007, el teólogo adventista Jiri Moskala concluye que las premoniciones contadas en los episodios 38 y 39 de Ezequiel tienen que comprenderse adecuadamente a la luz de otros contenidos escritos como el versículo 8 del capítulo 20 de Apocalipsis. En esta porción, el apóstol Juan relata a Gog en la destrucción final de Satanás y los perdidos tras el milenio. Y por consiguiente tras el regreso de Jesucristo. Moskala protege la iniciativa de que el ataque de Gog a Israel podría interpretarse históricamente como posterior al exilio de Babilonia. Esto sería elogiable en el supuesto de que Israel, como nación, se volvió leal a Dios.

No obstante, el creador cree que Juan universaliza la profecía de Ezequiel. Para Moskala, “Gog y Magog por el momento no son contrincantes políticos de la etnia israelita, sino más bien contrincantes escatológicos, contrincantes de todas y cada una de las generaciones de desalmados, desde Adán hasta la segunda venida de Cristo, que se sublevaron tercamente contra Dios y sus valores y sus leales seguidores”. El Comentario Bíblico Adventista va en exactamente la misma dirección, aseverando que Gog «es el nombre escogido por Ezequiel para designar al líder de las tropas paganas que lanzaron un ataque final contra Israel, tras su restauración, en un instante en que los israelitas gozan de la prosperidad prometida por Dios, siempre y cuando su pueblo le obedezca.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *