Saltar al contenido
Inicio » Por qué siento flemas en la garganta y no las puedo sacar

Por qué siento flemas en la garganta y no las puedo sacar

Infecciones respiratorias Ciertas nosologías como la sinusitis, la faringitis, la amigdalitis, la bronquitis y la neumonía asimismo tienen la posibilidad de ocasionar un exceso de mucosidad y flema. Además de esto, en semejantes casos, su desaparición puede demorar semanas.

La flema o mucosidad en la garganta puede manifestarse por distintos fundamentos como alergias, constipados, gripe o sinusitis. La mucosidad en la garganta es bastante incómoda pues nos ofrece la sensación de tener algo atascado en la garganta y nos entran ganas de toser de forma continua para procurar expulsarla y nos puede ocasionar mal de garganta y de estómago, irritación, inflamación, halitosis (malo aliento), infección o aun sangrado suave.

Antídotos para las mucosidades.

  1. Toma una infusión de jengibre y cardamomo. Es antiinflamatorio y descongestionante, aun de las secreciones torácicas.
  2. Realizar vapores con eucalipto. El agua hirviendo con sal asimismo abre el sendero, pero el eucalipto tiene un increíble efecto balsámico.
  3. Cebolla y ajo. Son contra las bacterias, con lo que fortalecen las defensas, pero asimismo asisten a diluir la mucosidad por sus compuestos azufrados y dismuyen la tos.
  4. Infusión de tomillo. Es diurético y expectorante.
  5. Ponte compresas calientes en la cara. En las ubicaciones de pómulos y senos paranasales. El calor actúa como dilatador y al abrir las vías respiratorias la mucosidad va a salir mucho más de forma fácil. O sea realmente útil en mujeres embarazadas que no tienen la posibilidad de tomar fármacos. Si padece de sinusitis, consulte primero a su médico. Es posible que no sea aconsejable.
  6. Prepara un medicamento casero contra las mucosidades. Hervir unos higos secos, una cebolla picada y un limón. Dejar a fuego retardado hasta el momento en que el agua se reduzca a la mitad. Cuele el resto del agua, añada miel y guarde en el refrigerador. Tomar una cucharada 3 ocasiones cada día.
  7. Prueba una limpieza nasal yóguica.

Alergias

Las reacciones alérgicas asimismo activan tu sistema inmunológico. Y lo hacen de tal modo que empieza a dejar en libertad anticuerpos, incrementando de esta forma la mucosidad con la que te despiertas todos y cada uno de los días. De nuevo, por molesto que sea, esta reacción hay que a algo positivo.

Como ahora se ha comentado, los cambios bruscos de temperatura y el hecho de vivir en entornos fríos o con aire seco tienen la posibilidad de ocasionar la aparición de mucosidad para sostener esa humedad tan precisa en las membranas nasales. Por otra parte, la polución asimismo puede ser un aspecto de afuera a tomar en consideración.

Únete a la Red social 60ymucho+

VOLVER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *