Saltar al contenido
Inicio » Por qué hay que casarse

Por qué hay que casarse

Casarse se encuentra dentro de las resoluciones mucho más esenciales que se toman durante la vida. Es algo que no se escoge a la rápida y las causas para casarse se fundamentan en el cariño, la alegría y las ganas de comenzar una exclusiva vida juntos. Es muy normal que sea un instante lleno de ilusión.

En el momento en que preguntamos a las parejas que se organizan para el matrimonio: “¿Por qué razón desean casarse en la Iglesia Católica?” ciertas respuestas son: “Es una tradición familiar”, o “Por el hecho de que es lo acertado”, o “Nuestras familias lo aguardan”. Pero hay causas mucho más profundas y también esenciales por las que un católico debería casarse en la Iglesia Católica. Exploremos ciertos de ellos.

  • Casarnos por la Iglesia Católica nos asiste a cumplir las Promesas Bautismales que nos hicieron nuestros progenitores y padrinos frente Dios el día de nuestro Bautismo, y que mucho más adelante en la vida renovamos ese día nosotros que festejamos el Sacramento de la Confirmación.
  • Casarnos por la Iglesia Católica nos ofrece felicidad. Primero, hay un incremento de la Felicidad Santificante, lo que hace más fuerte espiritualmente a la pareja. La pareja asimismo recibe la Felicidad Sacramental del Matrimonio, que:
    • Mejora el cariño natural de marido y mujer
    • Eleva ese amor a un nivel sobrehumano que va bastante alén de la pura compatibilidad física y mental.
    • Da una cualidad santificadora al amor conyugal, transformándolo en un instrumento de desarrollo en la santidad y al matrimonio en un sendero hacia la santidad.
    • Sensibiliza en la procreación y educación de los hijos.
    • Da prudencia en los incontables inconvenientes que son consecuencia de la vida familiar.
    • Deja a los cónyuges amoldarse a los defectos del otro y enfrentar los defectos del otro.
  • Casarse en la Iglesia Católica crea un vínculo vi
  • entre los cónyuges. “Del matrimonio válido, por su naturaleza, aparece un vínculo perpetuo y único entre los cónyuges; además de esto, en el matrimonio católico los cónyuges se endurecen y quedan consagrados por un sacramento propio de los deberes y de la dignidad de su estado» (CCC 1638) Por consiguiente, tenemos la posibilidad de decir que hay una fuerza particular que se crea en el momento en que una pareja se casa por la Iglesia católica.

Seguridad Popular

Si una pareja está casada, María Jesús Robledo asegura que solo entre los cónyuges debe trabajar para el otro para tener derecho a ser beneficiario. los recursos a lo largo del matrimonio, si bien solo los adquiera entre los cónyuges, forman parte a la red social de recursos, o sea, al matrimonio, pues en la mayoría de España, en el momento en que te viviendas, el régimen de recursos funciona por el mero hecho del matrimonio ”.

Sin embargo, asimismo se puede cambiar este régimen a través de la firma de un contrato de matrimonio frente notario, siendo el cónyuge el dueño de lo que adquiera, tal como otros regímenes en otras comunidades como Navarra.

Provecho legales:

La concepción de las obligaciones y derechos frente al Estado:

El Estado comunica a las dos unas partes de sus obligaciones y derechos en el matrimonio y también Estas directivas son obligatorias, si bien una pareja que se quiere enserio lo realiza de forma voluntaria.

Causas para casarse

Lo más esencial Lo primero y, indudablemente, lo más esencial es… ¡por amor! Si no se cumple este primer fundamento, le sugerimos que deje de leer. Reconsidera las razones por las cuales decidiste casarte. Y solo en el momento en que este sea el fundamento primordial, adelante con los preparativos.

La mucho más romántica Pues casarse supone un deber que siempre y en todo momento soñamos tener para toda la existencia. Es el punto de inicio para una vida en común, donde lo compartiréis todo. Desde el instante del matrimonio, vais a ser un equipo idóneo para enfrentar los buenos y pésimos instantes que se muestren. ¡Irrealizable regresar a sentirse solo! Suena atrayente, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *