Saltar al contenido
Inicio » Por que Dios nos perdona siempre

Por que Dios nos perdona siempre

Comienzo del núcleo sobre el sacramento de la penitencia, el mensaje que tiene dentro es: el Evangelio nos enseña de forma continua que Dios está siempre y en todo momento presto a perdonarnos, pues es misericordioso y conoce nuestro corazón. En consecuencia, los cristianos jamás se desalientan por el pecado.

A Jesús le agradaba argumentar las cosas con historias que eran como cuentos llamados parábolas, esta semana en la catequesis nos explicaron la del hijo pródigo. Tenía que ver con un chaval que tenía prisa por irse de casa y le solicitaba a su padre que le diese el dinero de la herencia por el hecho de que se iba a ir.

Su padre obsequiaba y su hijo se lo gastaba todo en fiestas, mientras que tenia dinero no hacía falta gente a su alrededor. En el momento en que salió, absolutamente nadie mucho más deseaba entender nada de él. Tenía mucha apetito y se dedicó a proteger los cerdos de otro hombre. Como tenía apetito y necesidad, decidió proceder a su padre y mencionarle: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti no merezco ser llamado hijo tuyo”.

Lo que afirma la Biblia sobre por qué razón Dios nos disculpa

En el momento en que llegué a la iglesia ese día, escuché de nuevo la crónica de la crucifixión del Señor Jesús.

El instante en que antes de fallecer afirma «Señor, perdónalos pues no tienen idea lo que hacen».

Excusa nuestros errores

Todos y cada uno de los pueblos han pecado contra Dios (Romanos 3:23). Si pensamos que no hemos pecado, solo nos nos encontramos engañando a nosotros. ¿En algún momento has mentido? ¿Has perdido los estribos? ¿Insultó a alguien? Estas son cosas que todos hicimos. No tenemos la posibilidad de huír del hecho de que no en todos los casos hacemos y mencionamos las cosas adecuadas. Al confesar nuestros errores a Dios, reconocemos esta verdad con la seguridad de esos que están seguros del perdón de Dios (1 Juan 1:8-9). Jesús llamó con regularidad a la multitud al arrepentimiento, lo que significa distanciarse del pecado. Eso es lo que hacemos en el momento en que solicitamos perdón por nuestros errores; nos distanciamos de las formas en que dañamos a Dios, a la gente y al planeta y nos alineamos con el sendero de Cristo. Aceptamos que hemos cometido fallos y nos esmeramos por vivir según los mandamientos de Dios.

Como en el articulo previo de esta serie, debemos prestar particular atención al empleo de «nosotros» en esta solicitud. Al estimar nuestros errores personales y también particulares y soliciar perdón, asimismo le solicitamos a Dios que perdone a toda la raza humana. Le solicitamos a Dios que nos perdone por nuestros errores sociales y comunitarios y por la manera en que nos encontramos implicados y también influidos por estos errores empresariales o sistémicos. Asimismo le solicitamos a Dios que perdone a otros por sus errores. No solo solicitamos perdón para nosotros, sino le solicitamos a Dios que perdone a la raza humana colectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *