Saltar al contenido

Cuáles son las luces de una persona

Las luces que nos conforman, que nos cubren y que nos alumbran desde dentro son todas y cada una aquellas características, virtudes, conmuevas, hábitos o deseos que nos atrae enseñar. Son las máscaras con las que nos disfrazamos en todo instante, tal y como si fuesen nuestra única identidad verídica.

4.6/5 – (45 votos)

Los decoradores de interiores prestan mucha atención en el momento de escoger los tonos de las paredes de las viviendas o del moblaje, pero acostumbran a desatender los tonos de iluminación. Como los colores y la iluminación influyen sensiblemente en nuestro confort períodico, es atrayente saber las diferentes conmuevas que tienen la posibilidad de producir, para entender de qué forma hacer los entornos idóneas para nuestro hogar.

Links relacionados

https://maraepv.wikispaces.com/archivo/view/06+La+llum+i+el+clarobscur.pdf http://www.juntadeandalucia.es /averroes/centros-tic/11000289/helvia/sala/ficheros/repositorio/0/124/teoria_2_eso_-_7_luces_y_sombras.pdf https://es.wikipedia.org/wiki/luz_en_el_arte http://www.biblioteca.org.ar /libros/154424.pdf https://ggili.com/dibujo-y-emprendimiento-libro-9788425225079.html?___store=default&___from_store=default http://www.historia-del-arte-erotico.com/1478_leonardo_da_vinci/tratado_de_la_pintura .htm

¿De qué manera abrazar nuestra sombra?

Lo primero es admitir que todos disponemos. Hay personas que tienen una espiritualidad altísima, con lo que su sombra asimismo es altísima. Cuanta mucho más luz, mucho más obscuridad.

Por servirnos de un ejemplo, la oveja negra de la familia, esta persona es quien representa su parte negada a el resto integrantes de la familia, esto es, ponemos nuestra sombra sobre alguien y esta persona es depositaria de todo lo malo cosas que observamos en nosotros En un salón de clases, el niño que va a ser hostigado va a ser el que sea diferente a el resto, con lo que siempre y en todo momento depositaremos en el otro lo que negamos.

¿De qué forma entendemos cuándo proyectamos, cuándo entramos en el territorio de la sombra?

En el momento en que alguien, con su actitud o sus ideas, nos perjudica emotivamente y respondemos de forma exagerada contra esa persona, lo mucho más posible es que estemos proyectando nuestra sombra. Más allá de que las proyecciones asimismo tienen la posibilidad de ser positivas, lo que acostumbramos a ver en el resto son aquellas características que podemos encontrar mucho más inaguantables en nosotros. Por consiguiente, para conocer estas características de nuestra sombra, debemos investigar qué reacciones y aspectos nos incordian en el resto y exactamente en qué medida nos afectan. Si lo que mucho más odio y detesto es el orgullo, por poner un ejemplo, lo mucho más posible es que esté ensayando características de mi sombra personal, si bien esto me resulte increíblemente bien difícil de aceptar. Naturalmente, no todo cuanto criticamos es una proyección, pero si actuamos desmesuradamente con relación a lo que objetivamente no es tan esencial, quiere decir que algo se ha habilitado en nuestro inconsciente. Si aceptamos la compromiso de nuestras conmuevas al producir el desarrollo de proyección, tenemos la posibilidad de cambiar nuestra iniciativa y sentimiento hacia la gente que nos cubren a una visión mucho más verdadera.

Como enseña la psicología por norma general, el diálogo frente a frente entre la conciencia y su sombra es una necesidad terapéutica. La mejor forma de integrar nuestras partes internas opuestas, de alumbrar nuestra sombra personal, es encararla y estimar conocerla responsablemente, aceptar que esas especificaciones y atributos negativos que negamos en nosotros viven verdaderamente en la parte obscura de nuestro ser. personalidad, que nuestra sombra tiene dentro los puntos mucho más primitivos y desadaptativos de nuestra naturaleza que rechazamos por causas sociales, culturales y morales. Tomar conciencia de nuestra sombra es un reto ética bien difícil, un conocimiento lamentable de comprar, que empieza por “estimar entender” nuestra parte negativa que el ego ha rechazado: nuestra maldad, avaricia, codicia, envidia, celos…, realizar siendo conscientes de nuestros enfrentamientos inconscientes. De esta forma tenemos la posibilidad de estudiar a apropiarnos de nuestras proyecciones y recobrar toda la energía y fuerza que oculta nuestra sombra. En el momento en que descubrimos nuestro lado obscuro, empezamos a relacionarnos con nuestro inconsciente (que no es irreconocible) y reorganizamos nuestra personalidad y ampliamos nuestra identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *