Saltar al contenido
Inicio » Cuáles son las 3 formas de transferir energía de un cuerpo a otro

Cuáles son las 3 formas de transferir energía de un cuerpo a otro

Las 4 formas primordiales de transferencia de energía, esenciales en la protección contra heladas, son la radiación; conducción (o fluído de calor al suelo); convección (o sea, la transferencia de calor sensible y calor latente en el fluido); y cambios de etapa socios con el agua (Figura 3.1).

Convección

La transferencia de calor por convección se genera en líquidos y gases. Esto sucede en el momento en que las partes mucho más calientes de un fluido se levantan hacia las ubicaciones mucho más frías, provocando de esta manera una circulación continua del fluido (corriente convectiva) y transmitiendo de esta forma calor a las ubicaciones frías.

Conforme incrementa la temperatura, los líquidos y gases reducen en consistencia, lo que provoca que aumenten. El hueco dejado por el fluido ardiente se llena con el fluido mucho más frío (de mayor consistencia).

Aislantes y barreras de radiación

Los aisladores dejan sostener permanente la temperatura dentro de una casa.

Como afirmábamos, la transferencia de calor es imposible eludir, pero se puede postergar a través de la utilización de determinados materiales. Esto se origina por que todos y cada uno de los materiales transmiten calor de una manera u otra, pero no al mismo ritmo ni con exactamente la misma sencillez.

Ejemplos de radiación

La radiación es el calor emitido por un cuerpo gracias a su temperatura, en un desarrollo que no posee contacto entre cuerpos ni fluidos intermedios que transporten calor.

La radiación hace la presencia de un cuerpo sólido o líquido con una temperatura mayor a otro, produciéndose en el instante una transferencia de calor de uno a otro. El fenómeno es el de la transmisión de ondas electromagnéticas, manadas por cuerpos con una temperatura superior al cero absoluto: cuanto mayor sea la temperatura, mayores van a ser estas ondas.

Radiación

Es una transferencia de energía que no necesita de ningún medio a fin de que se genere. Esto quiere decir que la energía puede transmitirse en sólidos y fluidos, tal como en el vacío, como lo realiza en el espacio interplanetario. Echemos una ojeada mucho más de cerca a la situación.

Una fuente de radiación como el Sol libera enormes proporciones de energía (como calor o luz) que llega a la Tierra, realizando viable la vida. Si bien la atmósfera es una masa gaseosa de aire y la energía del sol pasa por medio de ella dando permiso la fotosíntesis, en el espacio no hay aire ni ningún medio material. Aun de este modo, la transferencia de energía es viable.

Tres maneras de transmisión de calor

La energía térmica se transmite a lo largo del contacto directo entre cuerpos (o unas partes de ellos) a distintas temperaturas y se genera por choques o acoplamientos entre las moléculas del sistema (ciertas en zonas mucho más cálidas, con mayor energía térmica, y otras en zonas mucho más frías, con menor energía térmica), si bien no haya movimiento macroscópico de moléculas, o el material sea transparente a la radiación.

Este desarrollo es de suma importancia en sólidos, pero menos esencial en líquidos y gases, donde comunmente hace aparición conjuntado con la convección y queda prácticamente enmascarado por ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *