Saltar al contenido
Inicio » Cuál fue el país que Dios maldijo

Cuál fue el país que Dios maldijo

Canaán, vieja zona del Próximo Oriente ubicada entre el mar Mediterráneo y el río Jordán en el año 3000 a.C., entendía lo que el día de hoy es una parte de Siria, Líbano, Jordania, Israel y Palestina, con la Franja de Gaza y Occidente Banco.

En el reciente segundo volumen sobre Jesús de Nazaret, Benedicto XVI arguye que es un fallo culpar a todo el pueblo judío por su muerte. Aquí, el creador muestra las causas de este poco afortunado fallo, y la interpretación del artículo de Mateo.

Según el Evangelio de Mateo, a lo largo del juicio de Jesús, los judíos pronunciaron una oración que, sin saberlo, marcó la historia y el destino del pueblo judío en su relación con los cristianos: “ ! ¡Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!” (Mt 27,25). Este grito fué interpretado durante los siglos como una maldición que el pueblo judío se impuso a sí mismo, responsabilizándose de la desaparición de Jesús.

LITERATURA DEL JUDÍO EQUIVOCADO

El sitio común nos comunica que comenzó a circular en Leiden —Holanda— hacia 1602.

Era un libelo anunciado por Christoff Crutzer, bajo el título A Brief Historia de un judío llamado Ahasvero, exactamente el mismo que, siendo zapatero en Jerusalén, separó a Cristo mientras que se apoyaba en la columna de su tienda: «Descansaré próximamente», respondió el Mesías, «pero tú caminarás hasta el momento en que yo regrese». .» Eso fue bastante a fin de que el artículo de Crutzer se extendiese como la pólvora por toda Europa. Ese año vieron el Hebreo Culpado en Lübeck y en Praga, poco después en Munich, y, de siglo en siglo, aun en Novedosa York

Sermón

Reverendo W. King d Hankins, M. Div. de Amón y Moab.

Una guerra demográfica

En la guerra por la Localidad Santa, Israel indudablemente tiene el beneficio y, en verdad, la población de los asentamientos judíos al este de Jerusalén en este momento sube a 250.000, superando en número a los palestinos. población La población de la región del este es de 50.000, con una población total de 815.300, de los que el 63% son judíos. Sin embargo, las autoridades israelíes tuvieron que confrontar a una situación demográfica ineludible: las tasas de fecundidad de las ciudades palestinas son muy superiores a las de los judíos, algo que asimismo se ha relacionado con la alta emigración judía de Jerusalén a otras ciudades israelíes. , producto de las altas tensiones sociales que hay en un espacio tan achicado. Esto hizo irrealizable que los objetivos trazados por Israel -que en 1973 pretendía realizar de Jerusalén una localidad con un 73,5% de población judía- se fuesen recortando pausadamente, calculando en verdad que para 2020 los palestinos ahora van a ser mucho más del 40% de la población. . población de la región.

Para combatir contra esto, el Estado vino construyendo múltiples tácticas, entre ellas la revocación del permiso de vivienda de los palestinos con pasaporte israelí –esos que continuaron en las fronteras del Estado de Israel–. De este modo, si los palestinos continúan en el extranjero mucho más de 7 años, si consiguen una segunda nacionalidad o si consiguen la vivienda persistente en otro Estado -algo que perjudica, por servirnos de un ejemplo, a los alumnos palestinos en el extranjero- pierden el derecho a regresar a su tierra, como tal como cualquier derecho a las características dejadas atrás. Bajo ese sistema, solo entre 1967 y 2010, Israel revocaría los derechos de vivienda de unos 13.000 palestinos originarios de Jerusalén, alcanzando su punto máximo en 2008 en el momento en que mucho más de 4.500 fueron expulsados. Este temor a perder los documentos nacionales de Israel, que les dan ingreso a empleos en un Israel mucho más próspero, llevó a varios árabes a mudarse a áreas del centro de la región en los últimos tiempos. Hasta entonces, las autoridades israelíes prosiguieron apoyando la reubicación de la población judía en Jerusalén Este con préstamos a bajo interés y exenciones fiscales. En lo que se refiere a los privilegios de construcción, sus peculiaridades asimismo cambian para judíos y palestinos. En consecuencia, las opciones de conseguir un permiso de construcción como palestino son poquísimo probables. De la misma forma, las viviendas palestinas solo tienen la posibilidad de llegar a 2 pisos, a los judíos se les deja hasta ocho. Dada esta situación, y en frente de privilegios de construcción prohibitivos, varios palestinos eligen por creaciones ilegales peligrosas, que dieron rincón a una cantidad enorme de demoliciones. Con todo lo mencionado, si bien una tercer parte de la población de la región todavía es árabe, en verdad, solo el 3,5% de la región está libre para la construcción de casas.

¿Qué nos comunica Deuteronomio 28?

«Y si oyeres aplicadamente la voz de Jehová tu Dios, para almacenar y poner por obra sus mandamientos que yo te ordeno el día de hoy, entonces Jehová tu Dios te exaltará sobre todas y cada una de las naciones de la tierra. toda esta bendición va a venir sobre ti, y la vas a tener, si escuchas atentamente la voz del Señor tu Dios. “Jehová te va a poner per cápita y no por cola; siempre y en todo momento vas a estar arriba, y jamás abajo, si guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te mando el día de hoy, que los almacenes y los cumplas. «No te desviarás de todas y cada una de las expresiones que te mando el día de hoy, ni a la derecha ni a la izquierda, para continuar a otros dioses para servirles. Que te mando el día de hoy, todas y cada una estas maldiciones van a venir sobre ti, y las vas a llevar. “Jehová les mandará cautivos hasta el objetivo de todo el mundo, en una tierra lejana, y allí serviréis a otros dioses, a la vara y a la piedra que no tienen la posibilidad de ver, ni oír, ni comer, ni olisquear.” Y de allí el Señor tu Dios te procurará y te encontrará, si vas a procurarle de todo tu corazón y de tu alma. En el momento en que estés en angustia, y te lleguen todas y cada una estas expresiones, en el final de los días, te volverás al Señor tu Dios, y vas a escuchar su voz. Pues Jehová tu Dios es misericordioso, no te dejará nosotros, ni la destrozará, ni se olvidará del pacto que logró con sus ancestros, el que les juró, extendido, que su rostro está contra nosotros para mal y no para bien? “Si te vuelves al Señor tu Dios, y escuchas su voz, de conformidad con todo cuanto yo te mando el día de hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con tu alma, el Señor tu Dios va a traer esta maldición sobre ti. contrincantes, y sobre los que les detestan y les persiguen.El día de hoy oirás la voz de Jehová tu Dios, y guardarás sus mandamientos y sus estatutos que yo te ordeno el día de hoy. “Jehová te va a hacer rey sobre todo cuanto juró a tus progenitores, si obedeces la voz de Jehová tu Dios, guardando y cumpliendo sus mandamientos. “Y todos y cada uno de los pueblos de la tierra van a estar recelosos de ti, por el hecho de que tú reinarás sobre ellos, Jehová tu Dios confirmó esto el día de hoy. «Y si obedeciereis la voz de Jehova tu Dios, guardando y realizando sus mandamientos que yo les ordeno el día de hoy, de conformidad con la ley y al derecho que Jehova tu Dios les ha mandado, entonces Jehova tu Dios pondra estas bendiciones sobre nosotros, para corroborar la palabra que juró a nuestros progenitores: “Él te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te ofrece, con el fruto de tu vientre, y con el fruto de tu ganado, y con el fruto de tu tierra, que va a pasar a vuestras manos. El Señor les va a hacer abundar en recursos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu ganado, y en el fruto de vuestra tierra, en la tierra que el Señor juró nuestros progenitores para daros. Y va a abrir Jehová su buen tesoro, los cielos, para realizar llover sobre vuestra tierra en su tiempo, y para bendecir toda la obra de vuestras manos; no vas a tomar prestado. Te va a poner el SEÑOR per cápita, y no por cola; y únicamente vas a estar arriba, y no debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno el día de hoy, que los almacenes y los cumplas. les apartaréis de todas y cada una de las expresiones que yo les mando el día de hoy, a derecha o a izquierda, siguiendo a otros dioses para servirles. “Pero si no escucháis la voz de Jehová tu Dios, para almacenar sus mandamientos y estatutos que yo les ordeno el día de hoy, todas y cada una estas maldiciones van a venir sobre nosotros, y las vais a tener. Maldito vas a ser en la localidad, y maldito vas a ser en el campo. Maldito tu cesto y tu azada. Maldito el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, la cría de tus ovejas y los rebaños de tus ovejas. Malditos van a ser tus campos y tus viñas, tus ganados, los becerros de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Maldito vas a ser por ingresar, y maldito vas a ser por salir. Mandará Jehová sobre ti maldición, turbación y engaño en toda obra de tus manos que emprendas, hasta el momento en que seas destruido y perezcas dentro de poco. , por la mala conducta de tus manos, malas proyectos, por haberme desprotegido. El Señor va a hacer insanable tu patología, y derramará sobre ti males y anomalías de la salud insanables, hasta el momento en que perezcas. El Señor te herirá con tuberculosis, con fiebre, con inflamación, con quemazón, con espada, con catástrofe y con persecución; y si bien te ocultes entre tus contrincantes, no vas a ser sanado. lo ha consumido. Jehová mandará apetito, y apetito de pan, y apetito de agua, les herirá, y les va a hacer caer enfrente de nuestros contrincantes. Vais a ser derrotados enfrente de nuestros contrincantes; dónde no te conocieron; y él te herirá por todos lados a filo de espada. “Jehová va a tomar de ti a tu mujer, a tus hijos, a tus hijas, a tus siervos, a tus siervas, a tus bueyes, a tus asnos y a tus ganados, y te va a llevar cautivo a una tierra que no conociste, ni tú ni nuestros progenitores.” El SEÑOR les va a hacer ser útil a dioses extraños, de madera y de piedra. “El Señor te va a hacer subir y bajar de día enfrente de tus ojos, y tu carne va a ser consumida frente tus ojos. “El Señor te herirá con llagas en las rodillas y en los muslos, desde la cabeza hasta los pies, hasta el momento en que no logres ser sanado. “Jehová va a tomar a tu marido, a tu hijo, a tu hija, a tu sierva, a tu siervo, a tu buey, a tu asno, a tu ganado y a tus cosechas, y te va a llevar cautiva a tierra extraña que no has popular, ni tú ni tus ancestros. «Y vas a estar allí hasta el momento en que mueras; y allí servirás a dioses extraños, a madera y a piedra. «En el momento en que haya entre nosotros bastante pueblo en la tierra que Jehová tu Dios da que la poseas, y poseas hijos y también hijas, y poseas varios días, y no almacenes los mandamientos de Jehová

1. Maldición del fracaso: «Maldito el hombre que hace ídolos de metal derretido , obra de manos de artífice, y los funde a fin de que sean objeto de odio; y entregará su cuerpo a las fieras a fin de que lo quemen, y va a llevar él el castigo de su iniquidad. De esta forma dijo Jehová” (Jeremías 48). :1, 2, diez) .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *