Saltar al contenido
Inicio » Cuál es la energía limpia más eficiente

Cuál es la energía limpia más eficiente

Somos líderes en energía del sol. La energía hidroeléctrica es una fuente limpia, renovable, libre de emisiones y nativa que usa la energía del agua que cae sobre una cascada o salto de agua para generar electricidad.

La transición energética juega un papel primordial para lograr la carbono neutralidad para el 2050. Con el propósito de poder este deber, Chile se ha puesto en compromiso a desarrollar un campo energético seguro, de calidad, fiable, eficaz y coincidente con el medioambiente. Sus compromisos se centran en progresar su entorno normativo y política energética, aumentar la incorporación de energías renovables en la matriz de generación, hacer mas fuerte tecnologías originales fundamentadas en energías limpias y también impulsar la descarbonización de su economía; todo lo mencionado en un desarrollo de participación ciudadana incluyente que se fué acelerando en el tiempo.

En 2018, el gobierno lanzó la Ruta de la Energía 2018-2022 pensada en la modernización de las regulaciones y políticas del ámbito, que consistió en fomentar las energías renovables no comúnes, fomentar tecnologías originales fundamentadas en energía, transporte limpio y eficaz y prosperar la calidad de vida de los ciudadanos. Para esto, desarrolló múltiples instrumentos de política, así como: (i) la actualización de la ley de generación distribuida, que deja a los clientes de hasta 300kW autoabastecerse de sus consumos y también inyectar los excedentes a la red eléctrica; (ii) actualizar la Contribución Cierta a Nivel Nacional (NDC), y (iii) desarrollar la estrategia de electromovilidad.

¿Cuál es el truco?

Al juntar las energías renovables, las considerables hidroeléctricas y la energía nuclear en un mismo término de “energía limpia”, México pasó de repente de producir solo el 3.9% de su electricidad con fuentes renovables en 2008 a producir el 18.9% en 2012 ( diez,7% megahidráulica, mucho más 4% nuclear, mucho más 3,9% renovable, eminentemente eólica). Una parte de esta simulación es que México es el único país que no posee misiones de generación de “energía renovable”, solo de “energía limpia”.

De este modo, a lo largo del enfrentamiento sobre la reforma energética y sus leyes secundarias de 2013, el país se posicionó mucho más cerca del 35% de energía limpia que debería producir al 2024, deber en todo el mundo suscrito en los Pactos de París y predeterminado en la Ley General de Cambio Climático y más tarde retomada por la Ley de Transición Energética.

¿De qué manera asisten las energías limpias?

En los últimos tiempos la población mundial viene apostando por el cambio climático y la polución, desde el momento en que sus efectos han comenzado a perjudicar y condicionar la vida en el mundo, cada vez somos mucho más siendo conscientes de la necesidad del cambio. Frente este ámbito mundial, la única solución pasa por las energías limpias, respetuosas con el medioambiente, en tanto que se consiguen de fuentes inacabables y también infinitas (así sea por la considerable suma de energía que poseen o pues se regeneran a un mayor consumo). sin procesos dañinos con restos contaminantes para el medioambiente y nuestra atmósfera.

Hay que tomar en consideración que la energía usual es muy contaminante tanto en el desarrollo de obtención de energía como en su consumo final, con lo que la utilización de energías limpias contribuye a achicar la polución, que está de forma directa relacionada con el tiempo ( hace un incremento de la temperatura del mundo y el consiguiente cambio climático), pero su consumo asimismo contribuye a ahorrar en la factura de la luz, con lo que las energías renovables son el futuro.

¿Por qué razón no usar las energías renovables mucho más eficaces?

En concepto de producción y eficacia energética, no tenemos la posibilidad de asegurar el suministro de electricidad a toda la población usando únicamente energías renovables. Debemos tener en consideración que la producción de electricidad con energía eólica o del sol es dependiente de la geografía y el tiempo.

No en todos y cada uno de los territorios es mucho más eficaz emplear exactamente la misma energía. Por servirnos de un ejemplo, en el norte, donde las corrientes de viento son mucho más fuertes, prevalecen los parques eólicos. No obstante, en el sur, donde hay mucho más de 3.500 horas de sol por año, los cuadros fotovoltaicos están en apogeo.

¡Cambiemos nuestros hábitos y enfrentemos el cambio climático!

Escritura OAB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *