Saltar al contenido
Inicio » Cuál es el valor de la vida para ti

Cuál es el valor de la vida para ti

Nada debe apreciarse mucho más que la vida humana, tal como no hay justificación a fin de que un humano se considere mayor a otro. No obstante, estamos metidos en un sistema deshumanizador que valora a la gente por dinero, pertenencias o logros.

Nada debe apreciarse mucho más que la vida humana, tal como no hay justificación a fin de que un humano se considere mayor a otro. No obstante, estamos metidos en un sistema deshumanizador que valora a la gente por dinero, pertenencias o logros. Esto crea la necesidad de volver a descubrir el valor del humano.

Disponemos un valor incalculable; no somos el resultado de la evolución, un incidente cósmico o una manera de vida biológica superior que se realizó consciente. Fuimos conformados como seres racionales, con moralidad, intención y discernimiento, los únicos en la tierra con cuerpo, alma y espíritu, capaces de obrar para el bien. Somos obra de un constructor que con sabiduría y también sabiduría nos logró con un propósito, que no radica en amontonar recursos o riquezas, sino priorizamos el precaución y avance integral de todos y cada uno de los humanos desde el instante de su concepción, usando todos y cada uno de los elementos libres para este fin.

¿Cuál es el valor de mi vida?

¿Cuál es el valor de mi vida?

No entendemos cuánto tiempo vamos a vivir, pero tenemos la posibilidad de elegir de qué manera deseamos vivir. Más allá de que el tiempo es un aspecto esencial en nuestras vidas, no es lo único que importa. Lo que hacemos con nuestro tiempo y de qué forma aprovechamos las ocasiones que se muestran son del mismo modo esenciales.

¿Qué es la vida para ti?

Como observamos, la vida tiene la posibilidad de tener muchas definiciones en dependencia del prisma en el que la deseamos ver.

Todos nosotros tiene su percepción de la vida y la definiría de forma diferente a el resto.

¿Es congruente y congruente?

Este es un aspecto en el que no acostumbramos a centrarnos responsablemente, pero es la clave para confiar en cualquier género de relación. Es esencial que la gente con las que te rodeas sean congruentes; esto es, que tus pensamientos, tus expresiones y tus acciones estén ajustados.

En el momento en que esto no pasa, nos encontramos frente gente falsa o interesada, gente desleal que no cumple sus promesas y nos hace sentir traicionados. De nada sirve que alguien nos afirme cuánto nos desea y nos apoya si entonces nos falta el respeto o no está en el momento en que lo requerimos.

Empatía

Hay un principio en muchas etnias y religiones que afirma: “Trata a el resto como te agradaría ser tratado”. Este es el ejemplo mucho más claro de la empatía: la cualidad de poder ponerse en la piel de otro humano y entender las causas de los que le cubren.

Es posible que parezca que la compromiso no es un valor fundamental. Si crees eso, haz el próximo ejercicio: piensa un planeta en el que absolutamente nadie se realice responsable de sus acciones o expresiones. La compromiso está íntimamente relacionada, como ves, con el deber y la sinceridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *