Saltar al contenido
Inicio » Cómo te sientes cuando estás en contacto con la naturaleza

Cómo te sientes cuando estás en contacto con la naturaleza

La sabiduría habitual no se confunde, estar al aire libre y en contacto con la naturaleza nos contribuye varios provecho. Entendiendo que nuestro cuerpo continúa en un continuo trueque con ese ambiente.

Está comprobado a nivel científico que la inmersión en la naturaleza relaja y desintoxica de todo agobio y nerviosismo, intranquilidades y agobio. Es la puerta que nos lleva a un estado de felicidad que nos ofrece equilibrio personal y tranquilidad para enfrentar la vida.

Bastante gente sienten admiración y respeto por la naturaleza. Son sensibles a la hermosura de los panoramas salvajes, las plantas y los animales. En esto hay generosidad, cariño, no guarda relación con la herramienta que tiene la posibilidad de tener la naturaleza, la ven como algo bastante más esencial que los “elementos naturales” para emplear, vender o comer. Como es natural que requerimos utilizar la naturaleza, pero no es bueno meditar en ella como solamente que cosas para utilizar.

Baño en el bosque – «Shinrin Yoku»

Ir al baño del bosque radica en ofrecer un recorrido relajado por el bosque o cualquier espacio natural; contemplar, oír, olisquear, tocar… Es estar atento al instante, al ambiente que nos circunda, conectar con la naturaleza por medio de los sentidos, gozar de la experiencia.

El baño de bosque, «Shinrin Yoku» en El país nipón, se aconseja desde 1982. Los médicos lo recetan a sus pacientes como una parte del programa de salud. En 2012, las universidades niponas hicieron una rama de investigación llamada Medicina Forestal.

¿Es el planeta un espacio artificial?

Como es natural. Y no es que lo sea, es que creamos un planeta artificial, con vidas artificiales que se desarrollaron por solicitudes que nosotros ideamos. Lo cierto es que todo podría ser considerablemente más simple de lo que es si nos dejásemos influenciar por la naturaleza, si estuviésemos mucho más apegados al planeta como es.

En el momento en que mencionamos que el planeta es un espacio artificial, deseamos decir que la mayoría de nuestro tiempo lo pasamos actuando contra la naturaleza. Estamos trabajando muchas horas, vamos de un espacio a otro con prisa y con tanta ansiedad que semeja que todos y cada uno de los días nos encaramos a fieras. Padecemos de celos, dependencia sensible y vivimos la desaparición tal y como si nos creyéramos inmortales.

Despeja tu cabeza y aclara tus ideas

Si eres una de aquellas personas que le charla a su almohada para conseguir respuestas a sus inconvenientes, ¿por qué razón no procuras lo mismo con un árbol, un arroyo o ¿una roca? Caminar unos minutos en un ambiente natural calma la melancolía, el agobio y las intranquilidades de todo género.

El contacto con la naturaleza disminuye el fluído sanguíneo en la corteza prefrontal subgenual, el área donde se estancan los pésimos humores, los inconvenientes y la depresión.

Incrementa tu concentración

Las ocupaciones al aire libre asisten a descuidarte y tranquilizarte. Está comprobado que en una cabeza distendida no hay rincón para el agobio. Merced a él, tenemos la posibilidad de centrarnos mejor en nuestras tareas del día a día.

Los colores y sonidos de la naturaleza impulsan la abstracción y hacen más fácil la meditación. En consecuencia, nos asiste a conectar con nosotros y a pensar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *