Saltar al contenido
Inicio » Cómo se refleja Dios en la naturaleza

Cómo se refleja Dios en la naturaleza

¿Qué es la naturaleza divina? Es la naturaleza de Dios. Es la naturaleza, perfección, personalidad, gloria, poder y santidad no solo del Padre sino más bien asimismo del Hijo, Jesucristo, puesto que participó de la ?plenitud? y se realizó como el Padre en todo.

Nota del editor: Mari Rodríguez Ichaso es cooperadora de la gaceta Vanidades ya hace múltiples décadas. Es experto en moda, viajes, gastronomía, arte, arquitectura y diversión, productora de cine y columnista de estilo de CNN en Español. Las críticas expresadas en esta columna son solo suyas. Lea mucho más productos de opinión en cnne.com/opinion

(CNN Español) — En ocasiones olvidamos que nuestro deseo de proseguir la tendencia, y de mostrar y sentirnos lo más bien que se pueda, puede ser secundario si no lo hacemos. t proteger otras caracteristicas de nuestra vida día tras día. Y en ocasiones es primordial detenerse, ver a lo que nos rodea y conocer que somos personas muy agraciadas y que nos encontramos rodeados de intangibles instantes espectaculares.

II. Dios es amor (1 Juan 4:8-1

«El que no quiere no ha popular a Dios, por el hecho de que Dios es amor. En esto se manifestó el cariño de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su unigénito Hijo al planeta, a fin de que vivamos por Él. En esto radica el cariño, no en que amemos a Dios, sino más bien en que Él nos amó y envió a su Hijo en propiciación por nuestros errores.

Amado, si Dios tanto nos amó, asimismo nosotros debemos querernos unos a otros. Absolutamente nadie vió nunca a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios continúa en nosotros, y su amor se mejora en nosotros. En esto entendemos que nosotros continuamos en él y él en nosotros, pues nos dio su Espíritu. Y nosotros vimos y testificamos que el Padre envió al Hijo, el Salvador de todo el mundo. El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios continúa en él y él en Dios. Y conocimos y creímos en el cariño que Dios nos tiene. Dios es amor, y el que continúa en el cariño, continúa en Dios, y Dios en él. En este amor fue perfeccionado y en nosotros, a fin de que tengamos seguridad en el día del juicio, por el hecho de que como él es, de esta manera somos nosotros en este planeta. En el cariño no hay miedo, sino el cariño especial echa fuera el miedo, pues el miedo trae en sí el castigo. De ahí que el que teme no fué perfeccionado en el cariño”.

La creación alaba a Dios

La naturaleza cuenta una historia, pero hemos de estar mudos y alerta para escucharla. Salmo 19:1-4 afirma:

“Los cielos cuentan la gloria de Dios; Los cielos proclaman la obra de tus manos. Día a día dan voz; noche tras noche revelan conocimiento. No tienen charla, no emplean expresiones; no se conoce nada de ellos. No obstante, su voz se prolonga por toda la tierra, sus expresiones hasta el objetivo de todo el mundo.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *