Saltar al contenido
Inicio » Cómo se logra la serenidad

Cómo se logra la serenidad

Técnicas para contribuir a trabajar la tranquilidad Meditar, te va a ayudar a relajar la cabeza y sentirte permanente. Haz ejercicios de respiración. Practicar deporte nos asiste a desconectar la cabeza y, al unísono, abrasar y remover ese nerviosismo o agobio que nos preocupa. Ejerce Yoga o Tai Chi. ¿Mas cosas? 🇧🇷

Un individuo a la que acompañé como entrenador en un instante bien difícil de su historia profesional me comentó últimamente que merced al desarrollo de coaching logró una mayor tranquilidad. En esta publicación, deseo comunicar mis pensamientos sobre el valor de la SERENIDAD.

La tranquilidad y el hombre

Aplicado al humano, el término de tranquilidad se acostumbra asociar a la aptitud de un individuo para accionar racional y tranquilamente en todo instante. El sujeto sereno, por consiguiente, no se deja llevar por impulsos o conmuevas.

Pongamos que hay un incendio en una vivienda y un individuo queda atrapada en una habitación, cercada de llamas que avanzan por el edificio. Si el sujeto sostiene la tranquilidad, procurará conseguir una salida resguardando su integridad. Por otra parte, un hombre atormentado por la situación puede ponerse un límite a chillar y efectuar acciones que no facilitarán su escape del sitio.

Ejerce la gratitud

En cualquier campo de la vida (laboral, popular, personal e inclusive espiritual) es requisito comprender ser complacido. Nos va a ayudar a estar en paz con nosotros.

Una investigación anunciado en Clinical Psychology Review en 2010 halló una relación efectiva entre la gratitud y el confort psicológico. Otra investigación publicada en The Journal of Positive Psychology recomienda que estas reacciones adivinan promesa y felicidad. Pese a estas relaciones, en la práctica muy realmente pocas personas practican la gratitud todos los días.

Respira y cuenta hasta diez

“1-2-3-4-5….9-diez.” Confía en mí en el momento en que digo que es preferible tomarte tu tiempo para contar números (hasta diez o aun cien) hasta el momento en que te relajes. De esa forma, evitas decir o llevar a cabo algo de lo que entonces te consigas arrepentir, aliviando tu sistema inquieto.

¿De qué forma sostener la tranquilidad? Practique la respiración lenta y profunda en el momento en que se sienta cómodo y relajado, a fin de que en ocasiones bien difíciles y en el momento en que esté inquieto, logre llevarlo a cabo de forma automática. Inhala, retén el aire a lo largo de 5 segundos y expulsálo de manera lenta. Nota como tu cuerpo deja de estar tenso.

Estar relajado es admitir la indecisión

Estar relajado esencialmente se puede detallar como ser con la capacidad de accionar con tranquilidad en ocasiones bien difíciles. Pero ojo, alguien sereno no es una figura distanciada de lo que le circunda, no es accionar con frialdad sensible o indiferencia.

Por contra, la persona con esta característica conecta, entiende y siente de primera mano las adversidades o desafíos que le cubren, pero opta por no dejarse llevar por conmuevas de valencia negativa. No es cautivo del temor, maneja bien la frustración y sostiene las intranquilidades bajo control.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *