Saltar al contenido
Inicio » Cómo se llama el amor a la naturaleza

Cómo se llama el amor a la naturaleza

Biofilia ? Amor por la naturaleza.

Fotografía: Sandra Ramírez Giraldo, Luna City

Una experiencia de vida que bordea lo indecible, el cariño. Los contenidos escritos de cinco versistas proponen expresiones de amor erótico, amor familiar, amor que se contempla desde un viaje por la naturaleza, que se trenza con cabuya, se siente como dedos hambrientos de soga, vive entre la medicina y el olvido, cae como una hoja ocre. Aquí, la poesía de Grissel Gómez Estrada (México), Almudena Gavala (España), Yeni Zulena Millán (Colombia), Alexis Morales Valdera (Cuba) y Rodrigo Palominos Castro (Chile).

Forestal. La naturaleza perdida de las cosas

Una reflexión íntima y personal sobre de qué manera los bosques y las montañas, la naturaleza por norma general, nos conectan con lo que somos y el tiempo que vivimos. Una ventana literaria asombroso del psicoanalista y escritor catalán Miquel Bassols que se abre a horizontes interiores y exteriores para enseñar la relación mucho más íntima y profunda que el hombre tiene con la naturaleza, «la naturaleza perdida de las cosas». Escrito inicialmente en catalán por su creador a lo largo del confinamiento por la Covid-19, Bassols entabla un diálogo consigo para llevar a cabo un paseo por la memoria de la niñez y sus veranos, un ensayo sobre la naturaleza y el lenguaje, un himno a lo sagrado y misterio del bosque («un espacio que atraviesa el cuerpo»), una narración acerca de cimas, montañas y paseos por el campo, un testimonio sobre lo irreal y un ensayo sobre la realidad.

  • Creador: Miquel Bassols
  • Editorial: Volcano
    • Emoción

      Munier se queda boquiabierto en el momento en que procura argumentar qué es «el instante «es como» donde la paciencia merece la pena.

      «De manera frecuente la emoción es tan fuerte que es bien difícil filmar o tomar fotografías, en ocasiones no puedes sobrepasar esta barrera. Por servirnos de un ejemplo, deseaba ver lobos blancos en Finlandia ya hace bastante tiempo, se encontraba en el merodeo a lo largo de seis días en una cabaña y en el momento en que apareció el primer lobo no pude filmarlo, fueron 2 minutos, pero se encontraba tan feliz que no pude tomar fotografías en ese instante, fue como un instante sagrado, yo acepto que no fue muy profesional de mi parte, pero lo es

      ¿De qué manera brotó el término de Biofilia?

      Fue Eric Fromm quien, en 1973, usó este término del campo de psicología en su libro “El arte de querer”, entendemos que todo “arte” es bienvenido en la decoración.

      En 1984, Edwar O. Wilson, un reconocido biólogo de Harvard, fue quien lanzó el término de que La salud de la gente está íntimamente relacionada a su vínculo con la naturaleza, la que es primordial para su pleno avance psicológico. co y físico, por el hecho de que esa dependencia la llevamos tatuada en el ADN. Wilson descubrió que varios de los males de nuestro tiempo tienen relación con la carencia de naturaleza en nuestras vidas, y de esta forma lo prueban varios estudios en hogares y sitios de trabajo, donde se midieron los desenlaces y el incremento de la eficacia y la reducción de las bajas por patología. Por ende, concluimos que el ambiente biofílico crea hogares contentos y saludables y ámbitos de trabajo creativos y productivos. Tras la seguridad absoluta de que influyen en nuestro estado anímico y eficacia, Howard Gardner, sicólogo, estudioso y instructor de Harvard, charló sobre la octava sabiduría: “Psicología ambiental”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *