Saltar al contenido
Inicio » Cómo saber si una persona te roba la energía

Cómo saber si una persona te roba la energía

Personas que nos hurtan la energía Si los pensamientos que brotan tienen un tono negativo, así sea pues adelantamos inconvenientes, discusiones, cuestiones incómodas o adversidades de comunicación, tenemos la posibilidad de estar frente un individuo que nos birla la energía.

Semeja que vampirizar a otra gente en el sentido de hurtarles su energía es viable y las plantas lo hacen, como lo probó un equipo de investigación biológica de la Facultad de Bielefeld en Alemania, que logró un hallazgo innovador al probar que las plantas puede obtener una fuente opción alternativa de energía de otras plantas. La información fue lanzada por Nature Communications. El hecho es que este hallazgo asimismo podría tener un enorme encontronazo más adelante de la bioenergía: prueba de que la gente asimismo consiguen energía de otra gente.

Dra. Olaf Kruse ha podido corroborar, por vez primera, que una planta (el alga verde Chlamydomonas reinhartii) no solo emplea la fotosíntesis, sino más bien asimismo una fuente opción alternativa de energía: puede sustraerse de otras plantas. Las flores precisan agua y luz para medrar. Lo mismo pasa con la gente.

Drama Queen

Ámbito: Para su compañero de trabajo, perder $1 en la máquina expendedora es el objetivo de todo el mundo.

Solución: afirme: «Lamento que esto haya sucedido, quisiera que logres solventarlo, pero debo regresar al trabajo».

El Adulador

Personas que siempre y en todo momento tratan de halagarnos, que encomian nuestras talentos y virtudes hasta la exasperación. Aparentan ser próximos, cariñosos y cómplices… pero, de todos modos, se debe tener precaución, pues tras estos hábitos unicamente se oculta la falsedad y el egoísmo. Se debe tener precaución con este falso hechizo de hurto de energía, pues no es verdadera, por el hecho de que en algún momento… terminará haciéndonos daño.

“La adulación es mucho más feroz que el odio. El odio apunta defectos que se tienen la posibilidad de corregir, pero la adulación los esconde.

Observemos cuáles son los más habituales:

  • Vivir anteriormente: Como entrenador he trabajado con bastante gente que no avanzan en su historia por el hecho de que se quedan ancladas anteriormente, en ocasiones dolorosas y de las que se arrepienten de forma continua. Ellos reviven estos acontecimientos constantemente y no aceptan que no tienen la posibilidad de llevar a cabo nada para mudarlos. Esta actitud les hace un enorme malestar sensible y consume mucha energía que no tienen la capacidad de asignar al trabajo para hallar sus propósitos.
  • Sostener un diálogo de adentro negativo: Como ahora he comentado más de una vez, a lo largo de la niñez nos llega toda una sucesión de mensajes que incorporamos como opiniones. Varios de ellos son limitantes y hacen que desconfiemos de nuestras opciones y no nos sintamos dignos y/o capaces de lograr nuestros objetivos. Si regularmente te repites a ti que no lo vas a poder, que no eres suficientemente bueno, que no mereces ese ascenso en el trabajo y oraciones afines, cada vez te vas a sentir con menos energía para hallar Cuanto quieras.
  • Estimar siempre y en todo momento agradar a el resto: Esta es una actitud muy característica de la gente con baja autovaloración y también inseguridad que procuran la aprobación del resto para sentirse bien consigo mismas. El riesgo es que, como no se animan a ofrecer un NO como contestación por temor a dejar de quererte, siempre y en todo momento hacen lo que se les solicita, anteponiendo sus pretensiones a las tuyas. Pasan tanto tiempo, esfuerzo y energía complaciendo y complaciendo a el resto que no disponen de tiempo ni energía para cuidar a sí mismos y perseguir lo que verdaderamente desean.
  • Ser exageradamente perfeccionista: Esta es asimismo una característica muy propia de la gente inseguras, que desean tener todo bajo control y no dejan el mucho más mínimo fallo. Gastan tanta energía en llevarlo a cabo todo especial que terminan exhaustos.
  • Preocuparse y rumiar en demasía: Durante mi experiencia profesional he tratado a bastante gente que desarrollan un enorme padecimiento pues están regularmente adelantando ocasiones futuras persuadidas, pensando en lo malo que puede pasar en el momento en que verdaderamente no tienen la posibilidad de supervisarlo y en el la mayor parte de las ocasiones el tiempo que imaginaron jamás llega a pasar. Esta preocupación excesiva y foco incesante en todo lo negativo que puede pasar, aparte de producir bastante malestar, consume mucha energía y nos impide centrarnos en el aquí y en este momento.
  • Te sientes fatigado física, mental y emotivamente
  • Te falta ilusión por las cosas
  • Andas desmotivado
  • Sientes que sientes apático
  • andas irritado
  • no logras lo que te planteas
  • pospones tus obligaciones
  • andas distraído y no puedes concentrarte
  • )

  • ) Padeces agobio
  • )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *