Saltar al contenido
Inicio » Cómo saber qué persona quiero ser

Cómo saber qué persona quiero ser

Supone un autoconocimiento muy profundo. Supone comprender y admitir que la vida que andas llevando no es la que te agradaría llevar si pudieses seleccionar. Seleccionar, esa es la clave. Escoge la vida que deseas, tal como la manera de comportarte.

Hay muchas personas que tiene una opinión negativa de sí:

«Soy un desastre» pensó Pedro en el momento en que volvió a descuidarse de elaborar la comida para comer en la oficina…

) Piénsalo de esta manera: ¿de qué forma puedo comprender lo que deseo?

Si la vida fuera un viaje, ¿adónde te agradaría ir? Piensa en ese destino. Cuanto mucho más clara sea la cuenta, mucho más simples van a ser los próximos pasos. Deja la razón a un lado.

Existen muchas herramientas que tienen la posibilidad de hacer más simple este punto. Por servirnos de un ejemplo, redactar tu vida ideal, redactar una carta a tu futuro yo o realizar una visualización.

¿Qué piensas que eres y qué eres?

La contestación a el interrogante “¿Quién soy yo?” quiere decir que debes combatir la diferencia entre lo que piensas que eres, lo que eres y lo que deseas ser. Es mucho más simple valorar a el resto que a nosotros, con lo que la autorreflexión es dificultosa pero precisa.

“Todos me conocen, algunos conocen quién soy”. – ¡Cuota!

Dile a el resto lo que deseas de la vida

No te almacenes tus misiones y deseos para ti. Tienes el deber de expresarlos y dejar que el resto sepan lo que deseas de la vida.

Si le afirmas a la multitud lo que planeas conseguir y lo que andas consiguiendo, lo mucho más posible es que obtengas el acompañamiento de la gente que te cubren y te van a dar novedosas ideas para realizar situación tus sueños.

Para transformarme en la persona que deseo ser, debo seleccionar el más destacable sendero para mí todos y cada uno de los días

Si deseo transformarme en la persona que verdaderamente deseo ser, hay un aspecto que debo tenga presente. Seguir, superarme, transformarme en una mejor versión de mí necesita comprender seleccionar el más destacable sendero cada día. Entonces, si un día me captura el desánimo y la frustración, debo escoger qué estado anímico me resulta conveniente mucho más: ¿derrotismo o superación?

Si otro día tengo frente a mí 2 opciones: escoger el sendero simple y amoldarme a eso que el resto aguardan de mí o continuar haciendo un trabajo solo en lo que deseo, debo atreverme a elegir, meditar cuál es la mejor resolución . No tenemos la posibilidad de ignorar que el confort y la alegría necesitan resoluciones en todos y cada instante. Llevarlo a cabo con valentía y conectado con nuestros deseos, valores y esperanzas siempre y en todo momento va a ser la opción mejor. Tengamos eso en cabeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *