Saltar al contenido
Inicio » Cómo saber el tipo de energía que necesitas para moverte

Cómo saber el tipo de energía que necesitas para moverte

energía cinética La energía relacionada con el movimiento de un elemento tiene por nombre energía cinética. Una bala que viaja a alta velocidad, un individuo que anda y la radiación electromagnética, como la luz, tienen energía cinética.

Ejemplo práctico

Imaginemos que nos encontramos en una clase de astronomía y deseamos tirar una bola de papel a la basura. Tras calcular la distancia, la fuerza y ​​la trayectoria, requerimos utilizar una alguna proporción de energía cinética a la pelota para moverla de nuestra mano al bote de basura. En otras expresiones, debemos activarlo. En el momento en que la bola de papel sale de nuestra mano, empezará a apresurar y su coeficiente de energía cambiará de cero (mientras que todavía nos encontramos en la mano) a X, en dependencia de la agilidad que alcance.

En un lanzamiento, la pelota alcanzará su mayor coeficiente de energía cinética en el instante en que alcance el punto mucho más prominente. Desde ahí, conforme empieza a descender hacia el bote de basura, su energía cinética empieza a reducir conforme es atraído por la gravedad y se transforma en energía potencial. En el momento en que golpea el fondo del bote de basura o el piso y se detiene, el coeficiente de energía cinética de la bola de papel regresa a cero.

Fórmula de la energía cinética

Para calcular la energía cinética hay una ecuación que aparece del razonamiento usado previamente. Si se conocen las velocidades inicial y final del objeto tras recorrer una distancia, tenemos la posibilidad de substituir la aceleración en la fórmula.

Por ende, en el momento en que se efectúa una cantidad neta de trabajo sobre un elemento, la cantidad que llamamos energía cinética, k, cambia.

¿Dónde se encuentra la energía?

Calor, luz, electricidad, movimiento, sonido, fuerzas nucleares, todo es energía, aun todo cuanto observamos está compuesto de energía y no obstante no podemos consultar la energía en sí si bien tenemos la posibilidad de medirla y convertirla. El hombre precisa poco a poco más y conseguirlo se volvió indispensable para nuestros días.

Al comienzo, el hombre solo podía usar la energía que extraía de su cuerpo. Transcurrido un tiempo, logró aprovecharlo mejor, usando herramientas y usando la energía que le daban otros seres vivos para su beneficio.

Romper un jarrón

Mientras que la gravedad ejercita su función sobre el jarrón, la energía cinética se amontona en el objeto conforme cae. Tras su caída, se libera rompiéndose en trozos en el suelo. El ahínco inicial causado por el golpe que hace caer el jarrón actúa ocasionando una mayor agilidad de caída y concluye su estado de reposo.

Todo el trabajo final es realizado por la gravedad terrestre que trae este cuerpo al suelo próximamente.

¿De qué manera se trasfiere la Energía en Física?

Ahora te hemos explicado, merced a entre las 4 características de la energía, que se puede transladar de un sistema a otro. En este momento indudablemente te vas a preguntar, ¿De qué forma hace esto, y de qué forma? Vamos a explicártelo en este preciso momento:

  • Ondas: se describen como la propagación de distintas peculiaridades en el momento en que se las perturba. Se tienen la posibilidad de conseguir, por poner un ejemplo, en campos imantados, presión y magnetismo.
  • Calor: se crea por la transferencia de energía de un cuerpo ardiente a otro que, si bien no posee por qué razón ser frío, debe tener una temperatura inferior a la inicial. La energía puede desplazarse o viajar de tres formas distintas: radiación, conducción y convección.
  • Trabajo: radica en el paso de energía de un cuerpo a otro y, con este cambio, asimismo cambia su situación. Por servirnos de un ejemplo: al mover un elemento a fin de que cambie de situación, nos encontramos aplicando energía con apariencia de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *