Saltar al contenido
Inicio » Cómo proteger tu energía vital

Cómo proteger tu energía vital

9 formas comprobadas por indagaciones de resguardar su energía Reduzca las dispesiones. Tomar reposos. Establece límites. Toma el control de tu calendario. Presta atención a tus conmuevas. Entiende lo que drena tu energía. Ordena tu espacio. No apuntes perfectamente. ¿Mas cosas? 🇧🇷

Venimos de una temporada donde había instantes de contrariedad, soledad, independencia y aislamiento, donde comunicar con la multitud volvía a ser un tanto extraño, pero con el paso de los días nos amoldamos y volvimos a la novedosa situación.

No sé si eres una de esas mujeres que protege, resguarda y siente las energías del resto, pero lo somos, y pensamos que nuestra energía es algo mucho más valiosas que tiene cada individuo.

Halla tu sitio feliz.

Conque cierra los ojos y ve allí en tu cabeza. ¡No estoy jugando! Ver su sitio preferido donde se siente seguro y relajado es una herramienta vigorosa para utilizar en el momento en que precisa resguardar su energía. Es posible que estés pensando en una cama cómoda llena de mantas agradables. Quizás es un sendero que disfrutas caminar. Sentado con los ojos cerrados por un minuto, respirando hondo, imaginando ese espacio con el mayor aspecto viable, carga tu batería tal y como si no lo pudieses opinar.

Resguarda tu energía de los efectos de la ansiedad y el agobio aprendiendo y haciendo un trabajo en tus desencadenantes. Si las condiciones te fuerzan a adoptar la situación fetal, aprende a transformarte en el profesor de la organización. ¿Nervios sociales? Limite sus asambleas a aquellas con las que se sienta cómodo, no a aquellas a las que se sienta presionado a ayudar. De nuevo, hay bastante poder en decir no, no, gracias, adelante.

Continuar una dieta balanceada y sostenerse hidratado

Tener hábitos de vida saludables como una nutrición balanceada y saludable es el paso inicial para comenzar a recobrar la vitalidad. Azúcares refinados, hidratos de carbono blancos, frituras, carnes rojas y lácteos en demasía, en la mayor parte de las situaciones, digestiones lentas que necesitan mucha energía. En su rincón, opta por alimentos ricos en fibra que benefician el tránsito intestinal y además de esto aportan diferentes géneros de minerales y vitaminas; verduras, frutas, cereales integrales, frutos secos, legumbres y semillas son tus socios.

Por otra parte, recuerda hidratarte de forma regular, pues los órganos del cuerpo humano están compuestos de 60 a 90% de agua y este es el medio para el oxígeno, entre los elementos químicos mucho más esenciales precisos para nuestras células para vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *