Saltar al contenido
Inicio » Cómo curar una infección de garganta sin antibióticos

Cómo curar una infección de garganta sin antibióticos

Puedes: Realizar gárgaras con agua salobre. Tome fármacos de venta libre, como aspirina o ibuprofeno, para calmar el mal. Tome mucho más líquidos para aliviar la garganta. Duerma bien bastante.

Entre los problemas médicos más habituales en los atletas que adiestran al aire libre es el mal de garganta. Cualquier condición que genere inflamación, como un resfriado o una gripe, se acompaña de picazón y mal.

Hasta un punto es lógico, en tanto que a lo largo de los meses de invierno se adiestra en condiciones meteorológicas de forma frecuente desfavorables y se respira aire frío, húmedo ahora ocasiones asimismo contaminado.

Otros antibióticos naturales

  • Miel. Un vaso de leche tibia con miel, ¿quién no lo tomó en la niñez? Y diríase que este habitual antídoto para el mal de garganta de la abuela es un poderoso antimicótico y antimicrobiano natural. Aun, ciertos estudiosos estudian sus características para batallar infecciones ocasionadas por bacterias y hacer nuevos antibióticos.
  • Propóleo. Antibacteriano, antibiótico, antiinflamatorio, antioxidante, analgésico y un largo etcétera de características caracterizan a este producto elaborado por las abejas. Su composición en principios activos es perfecto para asistir en el régimen de estados gripales y en la prevención de exactamente los mismos.

El mal de garganta, si no se cura apropiadamente, puede ocasionar amigdalitis, fiebre y otras patologías mucho más agudas. De ahí que es primordial accionar lo antes posible frente a un fácil mal de garganta y, mejor aún, prevenirlo.

¿Qué hacen los antibióticos?

La acción de los antibióticos es contra las infecciones bacterianas que invaden nuestro cuerpo, imposibilitando su reproducción en nuestro cuerpo.

Pero esta fuerte y eficiente substancia química que nos ha salvado a lo largo de décadas comienza a ofrecer señales de alarma pues su empleo indiscriminado ha causado que ciertas bacterias superen sus efectos, volviéndose inmunes. En consecuencia, siendo con la capacidad de tolerar el ataque, la infección causada no se va a curar o va a tardar considerablemente más en llevarlo a cabo.

Infusión de tomillo, miel y limón

Nada es tan simple y eficiente como estos tres elementos. El tomillo, según un capítulo del libro Medicinal Spices and Vegetables from Africa, es eficiente para calmar los dolores de garganta. Esto se origina por que tiene características asépticas, antibióticas y antifúngicas.

Llevar a cabo gárgaras con agua no muy caliente con sal

La sal es un poderoso desinfectante natural, y en el momento en que se combina con agua funciona muy bien para normalizar los ácidos en la garganta, restaurando de este modo la estabilidad del pH que había sido interrumpido por mal. Así se logra remover la sensación de picor, dejando las mucosas menos irritadas. Además de esto, realizar gárgaras suprime el exceso de mucosidad.

la miel disminuye la tos y tranquilidad la garganta y es un fuerte desinfectante, el agua no muy caliente con limón calma el mal. Las composiciones con miel y limón son muchas, se tienen la posibilidad de usar con infusiones de tomillo, té verde… etcétera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *