Saltar al contenido
Inicio » Cómo curar la tos y la gripe

Cómo curar la tos y la gripe

¿Qué mucho más puedo realizar para sentirme mejor con un resfriado o tos? Tome varios líquidos. Duerma bien bastante. Use un humidificador de vapor frío. Use gotas o sprays nasales de solución salina. Use succión nasal con una jeringa de pera, que puede ser realmente útil en pequeños inferiores de un año.

La influenza es una patología respiratoria infecciosa ocasionada por el virus de la influenza. Si bien, por norma general, no es una patología grave, la gripe puede complicar o aun ocasionar la desaparición en personas mucho más atacables, como los jubilados o en el momento en que hay ciertos problemas médicos como nosologías respiratorias, cardiacas, inmunosupresión, etcétera.

¿De qué manera se transmite la gripe?

Cuándo ver a su médico

Es esencial llamar a su médico si sus síntomas le previenen comer o reposar, o si persisten a lo largo de mucho más de unos pocos días sin progresar. Asimismo es esencial preguntar a su médico si tiene fiebre de 102 °F o mucho más. Por último, si empieza a toser moco descolorido o si la tos se acompaña de mal en el pecho y/o sibilancias, asegúrese de preguntar a su médico. Posiblemente precisen recetarle un antibiótico para remover la infección.

La tos ferina es una infección infecciosa caracterizada por una tos beligerante y excesiva seguida de una respiración que genera un sonido agudo. Los Centros para el Control y la Prevención de Anomalías de la salud en este momento aconsejan que todas y cada una de las mujeres embarazadas reciban la vacuna Tdap a lo largo de todos sus embarazos, preferentemente entre las semanas 27 y 36 de embarazo. Esto asegurará que la protección contra la tos ferina se transmita al bebé a lo largo de los primeros un par de meses tras el nacimiento. Ya que su hijo no va a recibir su primera vacuna para la tos ferina hasta el momento en que tenga 2 meses de edad, recibir esta vacuna a lo largo del embarazo asegurará que su hijo esté protegido hasta el momento. Consiga mucho más información sobre las vacunas a lo largo del embarazo. Referencias: Yankowitz, Jerome. (2008). Drogas en el embarazo en Gibbs, Ronald S., Karlan, Beth Y., & Haney, Arthur F., & Nygaard, Ingrid Y también. (Eds.), Obstetrics and Gynecology de Danforth, diez.ª edición (126). Filadelfia, Pensilvania: Lippincott Williams & Wilkins. (1994). El primer período de tres meses: primeras 12 semanas en Johnson, Robert V. (Ed.), Libro terminado de embarazo y primer año del bebé de Mayo Clinic (136). Novedosa York, Novedosa York: William Morrow and Company, Inc. (2004). Inquietudes y cuestiones recurrentes sobre el embarazo en Harms, Roger W. (Ed.), Guía de Mayo Clinic para un embarazo saludable (432-3). Novedosa York, NY: HarperCollins Publishers Inc. Equipo de la Clínica Mayo. (2013, 19 de marzo). tos ferina. (2014, 11 de junio). Embarazo y tos ferina.

De qué manera tratar

Si la tos seca de su hijo empeora durante la noche o tras el ejercicio, un médico debe comprobar si tiene asma. Esta es una condición que precisa intervención médica y no desaparece por sí misma.

Contribuye a hogar: supervisar los desencadenantes del asma como el polvo, el moho, el polen y la caspa de las mascotas. Si no es asma, su hijo debe tomar bastante líquido conforme la mucosidad sale del sistema.

Miel y limón

Esta combinación es quizás la mucho más tradicional. Pero asimismo entre los mucho más efectivos para sentirse mejor en procesos catarrales. Puedes disolver el jugo de medio limón y una cucharada chica de miel en un vaso de agua no muy caliente y apreciarás como esta infusión te conforta y tranquilidad la garganta.

Otra forma de consumir esta combinación de elementos es con las pastillas blandas de Juanola con miel y propóleo aromatizadas con limón, que suavizarán la garganta merced al efecto que generan las pastillas sobre la mucosa orofaríngea al chupetearlas.

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una patología donde los bronquiolos, pequeñas vías respiratorias ubicadas en los pulmones, se inficionan. Es común en pequeños inferiores de un par de años y sus síntomas iniciales son exactamente los mismos que los de un resfriado. La diferencia radica en que en la bronquiolitis, la tos empeora tras unos días y el bebé comienza a tener contrariedad para respirar.

Esta contrariedad para respirar se puede detectar si el abdomen del bebé se desplaza bastante y se escucha una suerte de silbido en el pecho. Otros signos de que el niño tiene contrariedad para respirar tienen la posibilidad de ser pérdida de apetito, rechazo de líquidos y vómitos. En el caso de duda, es esencial preguntar a un médico para eludir adversidades mayores, como la deshidratación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *