Una visión femenina e integradora sobre la educación en Argentina

Entrevista con Magdalena Fernández Lemos, Directora Ejecutiva de Enseñá por Argentina, fundación que promueve el trabajo colaborativo entre docentes y jóvenes graduados universitarios en los procesos de enseñanza y de aprendizaje

Reconocida por su liderazgo, Magdalena Fernández Lemos, fue seleccionada en 2018 para representar a la Argentina en la cumbre internacional Youth 20 donde debatió con otros 79 jóvenes del resto del mundo acerca de temáticas relacionadas al Futuro del Trabajo, Educación, Habilidades para el Siglo XXI, Sustentabilidad y Emprendimientos.

Luego de realizar el Programa de Enseñá Por Argentina entre 2013 y 2014, etapa en la cual recibió formación y acompañamiento en Liderazgo y Pedagogía, y enseñó durante dos años a más de 120 estudiantes en escuelas secundarias de contextos vulnerables en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, Magdalena se incorporó al equipo como tutora y al año se convirtió en Directora de la Región de Buenos Aires, posición que dejó en 2017 para dirigir el Programa de Liderazgo Social y Educativo de la Fundación, liderando las áreas de Convocatoria y Selección, Formación y Tutorías, Alumni e Impacto a nivel nacional.

En su nuevo rol de Directora Ejecutiva de la organización, conversamos con Magdalena para obtener sus impresiones y mirada del actual papel de la mujer en la realidad educativa de nuestro país.

educación en argentina

Magdalena Fernández Lemos, Directora Ejecutiva Enseñá por Argentina

Contanos el propósito y misión de Enseñá por Argentina, y ¿cuál es el vínculo que posee la organización con la red internacional Teach for All?

Enseñá por Argentina es una fundación apartidaria, laica, que se creó en el año 2009, y nosotros lo que buscamos es que todos los chicos y chicas de nuestros país tengan las mismas oportunidades. Nos parece injusto que el lugar donde cada uno nace determine el acceso a ciertas posibilidades. Creemos que la manera de cambiar eso es a través de la educación de calidad para todos.

Nuestra propuesta es a corto y a largo plazo. En el corto plazo, lo que hacemos es buscar profesionales de distintas carreras que quieran involucrarse por dos años en educación y acompañar comunidades educativas vulneradas en nuestro país.

Ese acompañar significa acompañar desde el aula, a los estudiantes, a los docentes, puntualmente potenciando el desarrollo de habilidades académicas y socioemocionales. Luego de estos dos años, los profesionales que se formaron, tras muchísimas horas en espacios internos que brinda Enseñá por Argentina y también en profesorados, se reinsertan en sus carreras profesionales o en otras trayectorias, y lo que creemos es que estas personas que realizaron el programa, y a las que llamamos Alumni, serán quienes van a traccionar junto con otros la transformación del sistema educativo desde distintos lugares.

Para decirlo en una frase, creemos que el cambio empieza en el aula pero que no termina ahí. Los cambios sistémicos suceden cuando se ataca desde muchos lugares.

Por otra parte, Teach for All es una red que actualmente nuclea 49 países, de la que formamos parte y nos permite compartir nuestras experiencias, aquellas que funcionan y las que no, qué está haciendo cada uno y aprender de eso, entendiendo que somos muy distintos y muy iguales a la vez. Cada país de la red es autónomo e independiente, y lo que tenemos en común es la conexión y contextualización.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, ¿podrías darnos tu opinión sobre el rol femenino en el ámbito educativo y más que nada vinculado con ese etiquetamiento social que se realiza para con el desempeño y rol de la maestra como segunda madre en la escuela?

La educación construye cultura y construye a la sociedad. Desde las aulas se puede construir y deconstruir lo que significa el sentido de esos roles. Repensar qué significan estas etiquetas que estigmatizan y de qué manera nos queremos relacionar. Veo un potencial muy fuerte en la educación como transformadora de la  desigualdad que tenemos en nuestro país.

En cuanto al rol puntual de la mujer en la educación en Argentina, si nos basamos en ciertos indicadores, podemos observar que en algunas áreas hay mayor predominio femenino, en detrimento del masculino. Aunque si vemos otros datos, ligados a los roles de liderazgo en la educación, el mayor porcentaje lo llevan los hombres. La matrícula de las escuelas técnicas es mayoritariamente de hombres. En las universidades públicas de nuestro país, los rectores también son mayormente hombres. Si bien hay espacios muy habitados por mujeres en la educación, también hay espacios a los que no están accediendo. Por lo que sigue habiendo esferas masculinas y femeninas, lo cual tiene mucho que ver con los estereotipos de rol, y ahí es donde veo el potencial de la escuela para desarmar eso y transformarlo en algo distinto.

En cuanto el estereotipo de las maestras como segundas madres es interesante pensarlo y quizás la pregunta a realizarnos sería: ¿cuál es el rol de la escuela, y cuál es el rol de las maestras y maestros?. Pienso que esta etiqueta tiene más que ver con el rol de contención que cumple la escuela. Asimismo, la presencia mayoritariamente femenina, refuerza la idea de “mujer igual madre”, lo cual sería diferente en el caso de una presencia predominante de hombres (y que nos llevaría a pensar otros roles y etiquetas).

La escuela hoy responde a un montón de demandas, que no son atendidas desde otros lugares, y eso con el tiempo hace que se haya desdibujado mucho el para qué de la escuela. Para mí esa es una hermosa pregunta para que nos hagamos todos como sociedad en Argentina. Y que contestemos todos juntos. Que sean parte de la respuesta los estudiantes, los padres, los maestros, profesores, los directivos, la sociedad civil. Que nos preguntemos y re preguntemos el para qué de cada escuela, ya que cada espacio responde a necesidades diferentes y a contextos variables.

Retomando lo que comentabas en relación con las políticas públicas y de estado ¿cómo pensás que sería una posible implementación y renovación del rol docente, su jerarquización, profesionalización y empoderamiento para con la sociedad?

Los docentes son los actores que más influyen en el aprendizaje de los estudiantes. El problema actual es que el reconocimiento de este rol no existe en la sociedad, en nuestro país y en la mayoría de los países. Aún sabiendo las funciones y tareas que cumple el docente, su acción no genera o despierta en los demás ese respeto o prestigio que puede llegar a promover cualquier otra profesión moderna.

Entonces el primer paso para generar un cambio tiene que ir por brindar un reconocimiento social, Debemos visibilizar qué significa ser docente hoy en Argentina, que la carrera docente está desprestigiada,y que muchas veces, las múltiples funciones que realiza el docente en su día a día, le impiden cumplir con las demandas del sistema.

Frente a la problemática actual de la educación secundaria,  en todo el país y ante los diferentes programas federales ¿Cómo asumen o piensan desde la organización posibles soluciones o herramientas para mejorar las falencias que presenta este nivel educativo?

Claramente el sistema tiene un montón de desafíos. Si yo pudiera elegir el que más me preocupa, sería saber qué están o no aprendiendo los estudiantes. En este qué aprenden o no aprenden entran en juego otros factores. Por ejemplo todos los chicos que son expulsados por el sistema, tenemos una alta estadística que es vista como normal y que rompe con un derecho y obligación de la educación para todos.

Entonces hay que ver qué dejan de aprender, y cuando están en la escuela investigar qué están aprendiendo. Por eso desde Enseñá por Argentina buscamos acompañar ese estar en la escuela significativamente. Para que se produzcan aprendizajes que le permitan a los estudiantes construir su proyecto de vida. Junto al desarrollo de habilidades específicas como a resolución de problemas, la comprensión lectora y la promoción de habilidades socioemocionales, que tienen que ver con el trabajar en equipo, potenciar la empatía, el autoconocimiento y la autorregulación. Que los chicos sean los que lleven la bandera de lo que están aprendiendo.

¿Cómo fue tu experiencia como mujer joven en la Cumbre Y20, y cuáles fueron tus expectativas e impresiones en ese evento?

Fue una experiencia muy interesante, fue de mucho intercambio y enriquecedora  ya que hay temas que nos atraviesan y preocupaciones que nos develan a todos y a la vez existe mucha diversidad en la respuesta que damos ante estas cuestiones.

Mi propósito fue representar dos cuestiones distintas que me preocupan. Por un lado la educación, analizando las habilidades para un futuro potencial, junto a las habilidades que necesitamos desarrollar en las escuelas, para estos trabajos inciertos y que aún no conocemos.

Y por otro lado visibilizar voces que no se visibilizan, reconociendo que mi posibilidad de participar tuvo ciertos condimentos de privilegio, por lo que para mi fue importante poder transmitir lo que piensan esas voces que no son siempre escuchadas.

Una última pregunta, que tiene que ver con el año electoral y el rol de la mujer en la política, ¿por qué crees que la presencia y el visibilizar una acción femenina en cargos determinantes y de poder, ya es algo normalizado y reconocido en nuestra sociedad?

Celebro y abrazo con mucha fuerza la diversidad. Creo que desde la diversidad colectiva pueden surgir cosas distintas, y que desde los roles de liderazgo se debe reflejar esa diversidad. como mujer celebro también los liderazgos femeninos, ya que estábamos siendo excluidas en el acceso a puestos de toma de decisiones y jerárquicos. Obviamente esto no es casual. La exclusión es resultado de un montón de cuestiones y funcionamientos del sistema patriarcal.

Por eso pienso que las trayectorias personales desde la diversidad enriquecen el debate de las conversaciones que estamos teniendo. Más allá de banderas partidarias o políticas, es súper interesante que las mujeres nos estemos organizando y que estemos levantando nuestra voz, junto a la de otros hombres que también lo están haciendo. Lo interesante en Argentina es ver que, si bien muchas iniciativas son promovidas por las mujeres, varios hombres acompañan, se suman y hacen de estas un movimiento social representativo para que entre todos transformemos lo que hoy nos parece injusto, en algo justo en acceso, presencia y ejercicio.

infoBUE

Noticias de Buenos Aires | Educación | Medio ambiente | Sustentabilidad | Política | Ciudadanía