Propuestas para su conservación en el Día Mundial del Agua

El 22 de marzo es el Día Mundial del Agua, un recurso esencial para la vida en el planeta y el desarrollo sostenible. En el mundo, más de 2.000 millones de personas viven sin agua potable en sus hogares, por diversas razones, incluyendo la degradación del medio ambiente.

A medida que la población mundial continúa creciendo rápidamente, la demanda de agua dulce crece con ella. Incluso sin tener en cuenta los patrones climáticos cambiantes que provocan sequías regionales, como las observadas recientemente en California y el Cuerno de África, se prevé que la demanda de agua dulce para uso agrícola, industrial y municipal aumente en un 50 % a nivel mundial entre 2000 y 2030.

Fundacion Temaikén – Conservación del agua

Conscientes de la responsabilidad de hacer um uso eficiente de este recurso, en Fundación Temaikèn, incluyen políticas sustentables en sus instalaciones, reciclando diariamente 7 millones de litros de agua.

Aprovechar las reservas del planeta

Una forma de encontrar más agua dulce es empezar por mejorar la forma en que obtenemos el agua que utilizamos y así contribuir al cuidado del medioambiente y los recursos naturales.

Para la mayoría de los usos, necesitamos agua dulce: el agua salada es esencialmente tóxica para las plantas y los animales, y corroe la maquinaria, por lo que se necesita agua dulce para casi todos los usos agrícolas, industriales y domésticos.

Lamentablemente, solo el 3 % del agua disponible en el mundo es agua dulce y la mayor parte está congelada en los glaciares y casquetes polares. De hecho, solo el 0,5 % de los suministros mundiales de agua están realmente disponibles para uso práctico.

No obstante, la ciencia nos está ayudando a acceder a ese 97 % restante, principalmente a través del aumento de experimentos de desalinización, la eliminación de la sal del agua de mar. Existen tres técnicas principales —térmica, eléctrica y de presión— para purificar el agua, pero, hasta hace poco, hacerlo a escala resultaba costoso y muy poco práctico.

Si bien sigue siendo difícil desalinizar a escala, los avances recientes han mejorado la practicidad al punto que ya es una industria importante en Oriente Medio. En 2015, Israel obtuvo el 40 % del agua dulce que utiliza a través de la desalinización, y se espera que esa cifra llegue al 70 % para 2050.

infoBUE

Noticias de Buenos Aires | Educación | Medio ambiente | Sustentabilidad | Política | Ciudadanía