Perros que ayudan: iniciativa para personas mayores

El programa Mascotas de la Ciudad impulsa la iniciativa «Perros que ayudan» en centros de salud mental y de tercera edad. Allí, animales entrenados colaboran con los profesionales, para mejorar las funciones físicas, sociales y emocionales de adultos mayores y personas con padecimientos mentales

El objetivo es lograr el bienestar y mejorar la calidad de vida de los pacientes mediante el contacto con un animal entrenado para este fin y dentro de un proceso terapéutico. Por semana, alrededor de 100 personas participan de esta terapia especial, las cuales se ajustan a las ganas de los pacientes y la dinámica de las actividades.

«Los animales de compañía son capaces de hacernos sentir mejor, de ayudarnos, de arrancarnos una sonrisa. Pasan a convertirse así en coterapeutas o ayudantes», explicó la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri.

Hace poco menos de un año que el sector Enfermería del Hogar San Martín, en el barrio porteño de La Paternal y en el que viven 240 adultos mayores, se revoluciona cada vez que empieza la semana. A través del programa Intervenciones Asistidas con Animales, una mascota, que llega de la mano de un instructor, brinda un aire fresco para los adultos mayores con problemas de salud.

Para los abuelos significa tener un proyecto, un plan. Saben que tal día va a venir el perro y que podrán contactarse con él. Las intervenciones asistidas con animales aportan mejoras en las funciones físicas, sociales, emocionales y cognitivas.

Las mascotas que participan en este programa con fines terapéuticos son reforzadoras de conductas, brindan cariño y aceptan a las personas tal y como son. El refuerzo del perro, en paralelo a la palabra de quien realiza la actividad, consigue que la conducta realizada tienda a repetirse con mayor rapidez debido a la mayor motivación, explican los especialistas.

La preparación de los perros para las terapias comienza cuando los ejemplares tienen entre 6 y 7 meses de vida. Primero, es necesario centrar el adiestramiento en la obediencia y en el control de los impulsos. Mediante el entrenamiento positivo (con juego y comida como premio), el perro aprende también a responder a ciertas órdenes y estímulos. Actualmente, son 6 los canes que participan de manera activa del programa.

Las investigaciones en el campo de las Intervenciones asistidas con animales están evolucionando de manera notoria y este es un buen camino para seguir desarrollando las diferentes terapias y mejorar el vínculo humano–animal, así como el puente que los animales crean entre el terapeuta y su paciente.

«Perros que ayudan» tiene presencia en 8 instituciones públicas. Además, se implementa en el Hospital Argerich y en las residencias Nueva Pompeya, Gorriti, Pedro Goyena, Warnes y Rawson.

La preparación de los perros para las terapias comienza cuando los ejemplares tienen entre 6 y 7 meses de vida. Primero, es necesario centrar el adiestramiento en la obediencia y en el control de los impulsos. Mediante el entrenamiento positivo (con juego y comida como premio), el perro aprende también a responder a ciertas órdenes y estímulos. Actualmente, son 6 los canes que participan de manera activa del programa.

Las investigaciones en el campo de las Intervenciones asistidas con animales están evolucionando de manera notoria y este es un buen camino para seguir desarrollando las diferentes terapias y mejorar el vínculo humano–animal, así como el puente que los animales crean entre el terapeuta y su paciente.

infoBUE

Noticias de Buenos Aires | Educación | Medio ambiente | Sustentabilidad | Política | Ciudadanía