La pandemia en los barrios populares

Techo, la organización que busca superar la situación de pobreza, presentó su informe “Efectos de la pandemia en los barrios populares” durante un conversatorio virtual. En Argentina existe un déficit habitacional de
aproximadamente 3.8 millones de hogares y el 42,4% de barrios se encuentran a más de 5 kilómetros de un hospital, un recurso que ante los problemas de salud que puede ocasionar el virus.

El estudio tiene como objetivo sistematizar información sobre las necesidades y situaciones que viven las familias de los asentamientos que fueron encuestadas, identificar el cumplimiento de las propuestas y protocolos de prevención promovidos desde el Estado y evidenciar los esfuerzos de la población y las organizaciones para la gestión comunitaria ante la crisis, con el fin de proponer mejoras en el acompañamiento y la articulación con otros actores sociales.

El encuentro contó con la participación de 200 personas a través de las plataformas Zoom y Youtube y fue moderado por el periodista y fundador de RED/ACCIÓN, Chani Guyot. En tanto, del panel participaron la Dra. Mercedes Di Virgilio, socióloga, docente e investigadora del Instituto Gino Germani; Gabriela Arrastúa, Directora del Centro de Investigación Social de TECHO Argentina; y Araceli Ledesma, referente comunitaria y promotora de Integración Sociourbana del barrio Lagomarsino de Pilar.

El estudio aborda los efectos del COVID-19 en los barrios populares, tanto a nivel individual como comunitario, desde distintas dimensiones de análisis. Haciendo referencia a las condiciones de infraestructura de las viviendas, el 41,3% de las personas encuestadas respondieron que la cantidad de personas habitando en la misma casa es una las razones por las cuales la situación habitacional dificulta su capacidad para afrontar el aislamiento.

Según el informe, la pandemia afectó directamente las fuentes laborales e ingresos de los vecinos y vecinas de los barrios populares.  El 60,46% de las personas encuestadas respondió que su mayor dificultad actualmente es la disminución de los ingresos del hogar. En esta misma línea, el 42,6% identificó la dificultad para obtener suficientes alimentos para el hogar como el principal desafío.

Por último, los vecinos y vecinas destacan los procesos de organización comunitaria como un factor fundamental para hacer frente al COVID-19.  El 41,8% de las personas encuestadas destacó la organización entre personas que habitan en el barrio como una fortaleza para hacer frente a la pandemia, mientras que en el 100% de los barrios que participaron del relevamiento la comunidad se organizó de alguna forma para paliar los efectos de la crisis.

El informe es el resultado de un relevamiento telefónico y virtual realizado durante los meses de mayo a julio de 2020 a partir de un muestreo no-probabilístico, a través del método bola de nieve, que alcanzó a un total de 956 personas de 161 barrios populares de 28 municipios de 13 provincias. El estudio contó con la colaboración de la Dra. Mercedes Di Virgilio.

infoBUE

Noticias de Buenos Aires | Educación | Medio ambiente | Sustentabilidad | Política | Ciudadanía